Notimex
Cd. de México.- En México es necesario legislar para tener mejores ordenamientos en el tema de políticas bioenergéticas, donde se considere una Reforma Fiscal que otorgue herramientas a la transición energética, coincidieron organizaciones ambientalistas.
En rueda de prensa el representante de la fundación Heinrich B"ll, Jorge Villarreal, indicó que la lógica del impuesto a la gasolina no atraviesa en absoluto la discusión energética ni la climática ambiental.

Es, dijo, una decisión absolutamente fiscal que no está vinculada en ninguna forma con la discusión energética climática.

Sin embargo, consideró que debe haber herramientas fiscales más sofisticadas, porque "cuando hablamos de una transición energética, ésta tiene que ser considerada en una Reforma Fiscal que otorgue las distintas herramientas fiscales para el desarrollo de alternativas, diversificación energética y descentralización energética".

Respecto al caso de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Jorge Villarreal comentó que en México se vive en un estado económicamente centralizado, no sólo en términos fiscales sino también productivos y energéticos.

Añadió que en este caso se pueden promulgar leyes relacionadas con los bioenergéticos, "pero mientras no se entre a transformar el modo de producción de energía de este país, como depender menos de los combustibles fósiles, los esfuerzos van a ser limitados".

Por otra parte, diversas organizaciones, entre ellas Greenpeace-México y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, coincidieron en que el Veto del Ejecutivo federal a la Ley de Promoción y Desarrollo de Bioenergéticos, abre nuevas oportunidades para legislar en materia de políticas de desarrollo de biocombustibles.

En opinión de las organizaciones ambientalistas, el Congreso de la Unión deberá considerar la reformulación de la política de bioenergía, como un paso más hacia la urgente transición energética y rural de México.