Notimex
El instituto anunció la creación del paseo virtual al Museo del Templo Mayor, donde se pueden apreciar las diferentes piezas arqueológicas que se encuentran en su interior
Mientras Coatlicue barría su templo en el cerro de Coatepec, quedó embarazada al guardar en su pecho unas plumas de colibrí.

En ese estado, su hija Coyolxauhqui y sus 400 hermanos (las estrellas), deciden matarla. Al estar a punto de asesinarla nació Huitzilopochtli vestido de guerrero, y enfrentó a su hermana, a quien decapitó y arrojó de la cima. Este mito simboliza la lucha entre el Sol y la Luna.

En ello reside la importancia del monolito de Coyolxauhqui -deidad lunar mexica-, descubierto en 1978 a los pies de la escalinata derecha del Templo Mayor de la antigua Tenochtitlan.

Esta pieza monumental, que mide 3.25 metros de diámetro, y algunos de las más de cuatro mil objetos que resguarda el Museo del Templo Mayor, se pueden conocer a través del recorrido virtual creado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), y puesto en Internet en las direcciones electrónicas:www.inah.gob.mx y http://culturainah.org/mplomayor/.

En este paseo virtual se presentan las ocho salas del recinto y piezas más representativas, como ofrendas, urnas funerarias y esculturas, algunas encontradas durante los trabajos de excavación del Templo Mayor, entre 1978 y 1982.

Entre los objetos que se pueden apreciar, destacan las esculturas de Mictlantecuhtli, dios de la muerte, y del Guerrero Aguila, que se exhiben en la sala dedicada a Huitzilopochtli.

El recorrido continúa en la sala cinco, donde se exponen objetos dedicados a Tláloc, dios de la lluvia, como los fragmentos de un brasero de tezontle con restos de pintura ocre, rojo y azul, y el relieve de Tláloc-Tlaltecuhtli, donde la deidad relacionada con el agua se presenta con los atributos de la diosa de la Tierra.

Además del monolito de Coyolxauhqui, se muestran las esculturas de los dioses Murciélago, a quien se le adjudica la creación de las flores en su interrelación con la diosa Xochiquétzal, y Xipe Tótec, "Nuestro Señor el desollado", en la sala de Tributo y Comercio.

En los panoramas de 360 grados, también se integran dos maquetas: en la primera se observan los principales templos que se erigían en el centro ceremonial de la ciudad prehispánica, como las casas de las Aguilas y los Jaguares, el Adoratorio de Ehécatl y el Calmecac, así como el juego de pelota.

En esta sección, además de proporcionar los antecedentes históricos de los mexicas, quienes fundaron México-Tenochtitlan en 1325 d.C., se puede ver una réplica de un Tzompantli, estructura donde se colocaban las cabezas de los cautivos de guerra.

En la segunda maqueta que incluye el recorrido virtual, se muestran los edificios coloniales que rodean a la zona arqueológica, como el Zócalo, la Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional.

Asimismo, se marcan los puntos donde se han encontrado las principales esculturas mexicas, como la Piedra del Sol y la Coatlicue, entre otros.

Cabe mencionar que en la página oficial del INAH también se encuentran recorridos virtuales de las zonas arqueológicas de Teotihuacan, Chichén Itzá, Tehuacalco, Palenque y Yacxhilán, a los cuales se accede a través de la sección Zonas Arqueológicas, en www.inah.gob.mx.