El Universal
Marco Antonio Slim, presidente de Inbursa, reconoció que si bien la oferta de préstamos es estrategia de cada banco, es necesario vigilar los riesgos de crédito.
En conferencia de prensa, el banquero detalló que los financiamientos al consumo crecen a tasas positivas, no obstante, la institución amplió su oferta de crédito a las pequeñas y medianas empresas, así como a grandes corporativos y a infraestructura.

Slim insistió que el negocio al consumo tiene todavía un elevado potencial de crecimiento, por lo que el grupo se mantendrá agresivo en la oferta de préstamos, sobre todo en tarjetas de crédito. "La intención es que en el corto plazo se apliquen esquemas más masivos", recalcó.

En la actualidad, Inbursa tiene 7 millones de cuentas de diversos servicios financieros, entre las que se incluyen débito y crédito.

En el caso de los préstamos hipotecarios, puntualizó que éstos también reportan avances importantes; y la estrategia redunda en aplicar descuentos directos a la tasa de interés con base en las características de cada cliente.

A su vez, Javier Foncerrada, director general de Inbursa, dijo que se firmó un convenio con la empresa Gas Natural para emitir una tarjeta que facilite el pago de instalaciones del combustible. Estimó colocar cerca de 200 mil plásticos en 2008.

Hace unos meses, Slim Domit mencionó que pese a la entrada de nuevos competidores al sector bancario, la entidad no cambiará su estrategia de negocios.

Aclaró que el banco tampoco colocará minisucursales en la red de Sanborns, sino que conservará los módulos que tiene en cada una de las tiendas, "porque nuestro servicio es más directo y personalizado".

Señaló que los indicadores macroeconómicos son positivos, aunque la economía nacional se mantiene muy ligada a la estadounidense.

Afirmó que el panorama bancario se percibe positivo, por lo que seguirán con la colocación de financiamientos y ofrecerán los productos más competitivos.

Inbursa tiene una base de 7 millones de clientes, muchos de éstos con servicios que se diseñan de acuerdo a sus necesidades.

La entidad se constituyó en 1993 junto con la arrendadora, ambas subsidiarias del Grupo Financiero.

Hace unos años, la institución se catalogó en el segmento de "nicho", no obstante, ya ofrece todos los productos y servicios que la banca tradicional.

Inbursa es de los pocos intermediarios que conservan el capital mexicano. Al cierre de junio pasado reportó utilidades por 479.9 millones de pesos.