Foto: Vanguardia/ AP
La Jornada
La CEM rechaza que Benedicto XVI busque apropiarse del dinero; quiere preservar las obras de Maciel
La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) negó que con la designación del arzobispo Velasio de Paolis -experto en manejo de finanzas- como delegado pontificio para la Legión de Cristo, el Vaticano vaya tras el dinero de la congregación. Aseguró que lo que busca es resguardar las obras de caridad de los legionarios.

Manuel Corral, secretario ejecutivo de relaciones institucionales de la CEM, señaló en entrevista que disiente de lo expresado por expertos en asuntos religiosos respecto a que lo que importa al papa Benedicto XVI sean los recursos de los legionarios, los cuales se estima que superan los 20 mil millones de euros.

El Vaticano no pretende apropiarse del dinero de los legionarios, lo que busca es que después de la ausencia del padre Marcial Maciel (fundador de la legión), quien ejercía una autoridad vertical y casi dictatorial en estos manejos, no haya descontrol en lo financiero. Aunque los legionarios saben hacer esto muy bien, ahora hace falta una cabeza fría para que sus obras sociales tengan continuidad; de no ser así, mucha gente pobre podría verse desfavorecida, consideró.

Aparte, Bernardo Barranco, experto en temas religiosos, precisó que el perfil de De Paolis da un claro indicio de las prioridades del Vaticano en torno a la legión. Es un auditor que se va a meter a fondo con las finanzas legionarias, porque allí hay un hoyo negro, una dimensión desconocida que está en litigio; se quiere saber hasta dónde llega la fortuna de los legionarios.

Añadió que incluso en diversos medios internacionales se ha señalado que el alto nivel de corrupción de Maciel no sólo giraba en una sexualidad degenerada y depredadora, sino también en un manejo turbio de lo económico; se acaba de publicar sobre la fortuna de su hija, y hay ex legionarios que han insinuado que hay lavado de dinero, sobre todo en la zona de Quintana Roo.

Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones (Aler), señaló que buena parte del dinero de la legión está en "depósitos en paraísos fiscales, además de que tienen asociaciones financieras con grandes grupos empresariales y hay recursos que no están en dinero, sino en papeles, en acciones". Agregó que también en la bolsa monetaria de la congregación están las herencias de muchos de sus integrantes, cuyos progenitores las entregaban a la Legión. En suma, dijo que auditar los recursos legionarios será una labor muy compleja.

Barranco y Masferrer consideraron también que el Vaticano se tardó demasiado en nombrar al delegado -más de dos meses después de anunciar esa determinación-, lo cual habría dado tiempo a la ex directiva de la congregación -encabezada durante cinco años por Alvaro Corcuera- para hacer movimientos financieros, poner cuentas en orden, protegerse y blindarse en ese aspecto, antes de que entrara el auditor.

Barranco expuso que aunque la legión haya asegurado que recibe con sumisión al interventor papal, es evidente que no es así. Cuando llega un auditor a una empresa u organismo, lo que causa es inquietud, y lo que viene son jaloneos y tensiones.

Corral descartó que el Papa se haya tardado en la designación. La Iglesia no tiene tiempos, no se rige por la cronología, sino por momentos, y el Papa nombró a De Paolis en el momento indicado, después de un serio análisis y discernimiento.

Apuntó que la CEM considera que esta nueva etapa será de mucha riqueza para los legionarios y la Iglesia, y los llamó a no denigrar su pasado, a no intentar borrarlo, sino a aprender de él y a reconocer errores.