LA JORNADA
México, D.F. .-Para la Arquidiócesis primada de México, el "deplorable incidente" que enfrentó la Catedral Metropolitana la semana pasada "no ha hecho otra cosa que poner al desnudo la situación política que vive el país desde 2006 y que no encuentra cauces de solución". Considera que, tras estos hechos, "ha llegado la hora de la reflexión" y de la "sensatez", ya que "nadie tiene la exclusividad de buscar un mejor México; todos tenemos el compromiso de construirlo".
Explica que el percance, la aplicación de una serie de medidas político-electorales en el país y las reservas de un sector social para con el gobierno federal forman parte de "un rencor que no atina a quién dirigirse, pero que finalmente ha llegado al punto más grave: irrumpir de manera amenazante y violenta en una celebración religiosa, provocando con ello una indignación generalizada".

En el editorial de su semanario Desde la fe, con el título "La hora de la sensatez", la representación católica considera que "la división provocada por los resultados electorales ha ido enfrentando a distintos sectores y algunos han buscado enemigos con quienes profundizar la herida y radicalizar el desencuentro".

Detalla que "ya se ha logrado desmantelar al Instituto Federal Electoral; han cambiado las reglas electorales con dedicatoria especial; continúa la resistencia a la aceptación cabal del gobierno que tenemos de hecho y derecho y, encima de todo, se ha buscado un enfrentamiento, artificialmente alimentado, con la Iglesia católica, focalizando el ataque, sin ninguna justificación, contra la persona del arzobispo de México".

Luego de presentar su visión de los hechos de la semana pasada, la Arquidiócesis señala que "ha llegado la hora de la reflexión; ojalá sea también la de la sensatez. Ha vuelto el diálogo, se ha expresado el compromiso de las autoridades para velar por el orden y el respeto hacia la celebración de la fe".