El Universal
Encuentran camioneta Nissan Quest sin placas y con reporte de robo, que podría estar vinculada al crimen.
Ciudad de México.- El homicidio de Esteban Robles Espinoza fue una venganza, informó el fiscal para Homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, (PGJDF).

En una conferencia de prensa, dio a conocer que fueron dos personas las que ultimaron la mañana del viernes al comandante, justo al salir de la casa de sus padres.

Sin embargo, hasta ahora se desconoce si los motivos están vinculados a su vida personal o laboral.

El funcionario enfatizó que este crimen no está vinculado a los dos policías federales también asesinados en las dos últimas semanas.

Dijo que tienen varios testigos con cuyas declaraciones se preparan los retratos hablados de los responsables.

Además, cerca del lugar de los hechos se encontró una camioneta Quest, Nissan, gris, sin placas, con reporte de robo, en la que huyeron los asesinos y donde dejaron algunas ropas y otros artículos en los que se analizan las huellas dactilares que dejaron.

Por otra parte, en la mañana el Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Joel Ortega, acudió a la funeraria donde eran velados lo restos del agente, para externar sus condolencias a su a familia.

Montó una guardia de honor ante el féretro del elemento de la PGJDF, a quien conoció cuando fue delegado en Gustavo A. Madero y éste era comandante de la policía judicial en la demarcación.