LA JORNADA
México, D.F. .- La ejecución del coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva (PFP), Edgar Millán, "indignó y preocupó" a los integrantes del gabinete de seguridad nacional, quienes en prolongada reunión delinearon un operativo inmediato para dar con los autores materiales e intelectuales de ese homicidio.
En el Consejo de Seguridad Nacional se propuso la ampliación del operativo en Oaxaca y fortalecer estrategias de información e inteligencia para avanzar en la indagatoria acerca de secuestros y homicidios (perpetrados en 2006, principalmente), y ampliar la lucha contra el narcotráfico. Además, fortalecer la investigación para dar con el paradero de los integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), cuya presentación reclama este grupo armado.

Como parte de la preocupación del gobierno federal por la creciente ola de violencia, trascendió que hoy se reunirán los titulares del gabinete de seguridad con autoridades de Baja California y Chihuahua, para analizar la forma de mejorar los operativos contra el crimen organizado, e incluso se prevé que se anuncie la llegada de nuevos contingentes de agentes federales y del Ejército a esos estados, y que por primera vez la Armada de México se sume a las acciones de manera abierta.

En la reunión de ayer, el tema del EPR y la respuesta al más reciente comunicado emitido por los eperristas fue desplazado por la "preocupación" central en la serie de homicidios contra mandos de la policía federal.

Desde temprana hora, los responsables de la seguridad nacional (Gobernación, Defensa Nacional, Marina, Procuraduría General de la República, Seguridad Pública y Centro de Investigación y Seguridad Nacional) analizaron los hechos.

Juan Camilo Mouriño, responsable de la política interna y secretario ejecutivo del gabinete de seguridad nacional, manifestó su preocupación y exhortó al resto de las dependencias y corporaciones a trabajar en conjunto para dar con los responsables.

"El secretario de Gobernación está muy indignado", dijeron fuentes consultadas.

Más tarde, Gobernación informó en un comunicado acerca de la participación del gobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla, en la sesión del gabinete de seguridad.

De acuerdo con el boletín de prensa, los altos funcionarios y el mandatario estatal "se refirieron a los hechos extraordinarios de violencia que se han registrado en la entidad y se comprometieron a reforzar la coordinación entre los tres órganos de gobierno para combatir este flagelo de la sociedad".

Papel activo de la Armada

Mouriño destacó la disposición del gobierno para incrementar el número de elementos de seguridad con el fin fortalecer los operativos que se realizan en la entidad.

Respecto de las reuniones de hoy, fuentes oficiales señalaron que, ante la necesidad del gobierno federal de demostrar que tiene la capacidad suficiente para enfrentar al crimen organizado, se prevé que la Armada de México se sume también a estos operativos, particularmente en Tijuana.

Los informantes comentaron que la inclusión de los marinos demuestra que la Armada tiene elementos y equipo suficiente para sumarse al combate al narcotráfico y al crimen organizado.

Funcionarios consultados admitieron la preocupación del gobierno federal por la situación, particularmente en Tijuana y Ciudad Juárez, pero rechazaron que se anuncien medidas desesperadas o el cambio de estrategia gubernamental.

No es que el trabajo se haya hecho mal, manifestaron, pero se deben tomar medidas para fortalecer la presencia del Estado y demostrar que se cuenta con los recursos suficientes para hacer frente al hampa, señalaron.