Foto: Vanguardia/Archivo
Sin Embargo
El salario de trabajadores es el más bajo entre 18 países
México, DF. Los factores que colocan a la industria automotriz en México como una de las más importantes a nivel mundial son varios: la ubicación geográfica, los tratados comerciales internacionales y fuertes cadenas de suministros. Sin embargo, la oferta de mano de obra barata puede ser un factor mucho más relevante de lo que el sector reconoce.

La producción y exportación de vehículos en México ha registrado cifras históricas en los últimos años, por lo que se ha consolidado como la más importante del sector manufacturero nacional. Datos de la Secretaría de Economía (SE) señalan que los ingresos por las exportaciones automotrices casi duplican en valor de las petroleras; en 2013 las exportaciones de este sector representaron 1.7 veces las exportaciones de petróleo crudo.

Sin embargo, el incremento registrado en la industria no es equivalente al salario de los trabajadores y las condiciones en las que laboran.

De acuerdo con el estudio Explosión de la Industria Automotriz en México: De sus encadenamientos actuales a su potencial transformador, México tiene los costos laborales más bajos entre 18 países. El salario para los obreros en las líneas de producción es de 3.95 dólares por hora, frente a lo que se gana en Taiwán, 7.5 dólares; Polonia, 7.8 dólares; Hungría, 9 dólares; Brasil, 11.4 dólares y República Checa, 11.5 dólares. La comparación es más fuerte frente a los ingresos por hora de los trabajadores en Alemania, 52 dólares; Bélgica, 41.7 dólares; Canadá, 40.4 dólares; Austria, 39 dólares y Reino Unido, 35.8 dólares.

De acuerdo con Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la industria seguirá creciendo, ya que en los últimos cinco años ha registrado cifras históricas y se prevé que siga así.

En 2020 se estima una producción anual de 5 millones de unidades, un nivel de exportación cercano a los 4 millones de unidades, muy por encima de los 2 millones que exportamos y 3 millones que fabricamos, comentó en entrevista para SinEmbargo.

Para la doctora Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, la situación del empleo precario y mal pagado es también un atractivo de inversión en México, país que se ubica en los últimos lugares de generación de empleos en América Latina y ofrece actualmente a los trabajadores los salarios más bajos de la región, catalogados incluso dentro del umbral de la pobreza extrema: 2.50 dólares o 37.5 pesos diarios, coincidieron estudios sobre el tema liberados por Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

BOOM AUTOMOTRIZ VS. BAJOS SALARIOS

México es el octavo productor mundial de vehículos, el cuarto exportador de autos, el quinto productor más grande y también, el quinto en exportación de autopartes y los estimados de crecimiento para 2015 prometen buenos números, ya que se prevé la fabricación de 3 millones 500 mil vehículos, contra los 3 millones 219 mil de 2014.

La fabricación de unidades al primer semestre del año sumó un millón 727 mil 557 vehículos, que significa 8.1 por ciento más que en igual periodo de 2014, mientras que las exportaciones ascendieron a un millón 405 mil 458 unidades, que representan 10.4 por ciento más que enero-junio del año pasado.

México es atractivo para las inversiones en el sector automotriz por la alta calidad que está demostrando en su manufactura, tanto en el personal operativo, como en el de la ingeniería. También lo es la infraestructura y la capacidad de oferta educativa que se tiene a nivel nacional que cubre la demanda que las empresas del sector tienen, agregó por su parte, el Ingeniero Isidoro Mata Cano, director del Centro de Desarrollo para la Industria Automotriz en México (CEDIAM) del Tecnológico de Monterrey.

El ensamble de las unidades es manual, a decir de ex trabajadores, podría considerarse una práctica artesanal, ya que hay pocos robots en las plantas, por lo que a medida que la industria ha crecido, también lo ha hecho la demanda de mano de obra y una de las características que inversores extranjeros ven en México y no sólo en el sector automotriz, son los bajos salarios que pueden pagarse, derivado de la poca generación de empleos y de sindicatos independientes.

De acuerdo con Armenta Fraire, en el país hay una fuerte necesidad de generar empleo y si es el único sector que se ve activo, las condiciones permitirían proporcionar empleo con buenas condiciones, pero, en México hay un exceso de personas que quieren tomar un empleo, así que las empresas pueden decidir las condiciones de sus plazas, ya que si a alguien no le agradan, otra persona lo tomará.

No hay esas condiciones de empleo de clase mundial como se anuncia. Las condiciones son precarias y las plazas que se generan se aprovechan de un mercado laboral estático donde no se generan los empleos que deberían en cantidad y en condiciones, comentó la investigadora.

En alguna medida, este factor ha impulsado el crecimiento del sector, pero ellos [las empresas empleadoras] se están aprovechando de que las condiciones económicas del país no mejoran, así que ellos tienen la sartén por el mango y anunciar que tienen plazas disponibles sin decir las condiciones.

LAS CONDICIONES LABORALES

Desde 2010, trabajadores de Honda Jalisco han emprendido una batalla en la búsqueda de mejores condiciones laborales. Este escenario de formación de sindicatos independientes y despidos masivos se ha repetido en varios puntos del país.

En Honda empezó con una reunión para hablar de las pésimas condiciones laborales que se viven, con bajos salarios y la nula representación sindical dentro de las plantas. La única figura sindical que podíamos conocer era al representante de Recursos Humanos, así que nos organizamos como un sindicato independiente, relató a SinEmbargo, José Luis Solorio, ex trabajador de Honda.

Después de que la organización fue aprobada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en el área de registros y Asociaciones, la empresa emprendió una serie de acciones para contrarrestar la estructura de los trabajadores, por lo que creó otro sindicato para quitar el registro al independiente y quedarse con el contrato colectivo.

La vía fue la de despedir a todos los trabajadores inscritos al sindicato independiente para que este se quedara sin representación, comenzaron las amenazas de compañeros que estaban afiliados al sindicato independiente, los hicieron renunciar para decir que no representábamos a nadie dentro de la compañía. Y finalmente, la Junta Federal solicitó la cancelación del registro [] La empresa realizó despidos masivos, de todo el comité directivo, despide al secretario de actas y acuerdos, al secretario general. A todo el comité del Sindicato, comentó Solorio.

De acuerdo con su testimonio, en las plantas se trabaja 9 horas y media, de lunes a viernes y todo se hace de manera manual, sólo hay un robot y está en el área de soldaduras, pero no arma el carro, eso lo hacen los trabajadores. Un auto es algo artesanal, dijo.

Según la información del estudio citado antes, la importancia de México dentro de la industria obedece a la garantía de calidad a menores costes laborales, y se incluye en la tendencia de grandes potencias que trasladan a países emergentes sus plantas de producción.

México ha saltado de ser un país de manufacturas intensivas en trabajo barato, a ser un país ensamblador calificado y especializado, reconocido globalmente [] se ha convertido en una plataforma de exportación altamente rentable para las firmas (de hecho, la tercera más rentable del mundo) con la garantía de calidad a menores costes de producción –por los salarios bajos principalmente– desde la cual se disputa le hegemonía del mercado norteamericano –e indirectamente el mundial– por las corporaciones líderes, puede leerse en el estudio.

Cifras contenidas ahí señalan que entre 2008 y 2012 las compensaciones o costos laborales del conjunto de empleados automotrices se redujeron de 8.69 a 7.8 dólares por hora, a pesar de la rápida recuperación de la industria para 2010.

Ante el cuestionamiento de las demandas por mejores salarios y condiciones laborales, Eduardo Solís mencionó que no tenía conocimiento al respecto, al contrario, es una industria que tiene los salarios mejor remunerados en la industria de las manufacturas. Es un sector que no sólo genera empleos, sino que además éstos son bien pagados, pero habría que preguntarles a las marcas.