<span></span>AP
La Paz, Bolivia.- Sesenta alcaldes fueron destituidos de sus cargos entre enero y abril por luchas partidarias, y aunque el fenómeno no es reciente, el aumento de casos es reflejo de la inestabilidad política del país, informaron autoridades municipales.
Un informe de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) enviado a la AP asegura que una mayoría de los alcaldes renunció por presiones de grupos sociales y por acuerdos de "alternabilidad" política en los municipios.

Ninguna capital se vio afectada por estas remezones que se dan sobre todo en ciudades pequeñas y en localidades rurales. El presidente de la FAM, Atiliano Arancibia dijo a la AP que la inestabilidad política del país afecta a los municipios. "Estamos entrando a una cultura peligrosa, nos reunimos, movilizamos masas y cambiamos autoridades".

A los intereses políticos también se suman los económicos. En conjunto, los municipios manejaron en 2006 poco más de 600 millones de dólares, frente a los 380 millones de dólares que administró ese año el gobierno central, dijo Arancibia.

De acuerdo con el informe de la FAM, el departamento de La Paz registró once cambios, seguido de Oruro y Potosí cada uno con diez, Santa Cruz con nueve y Cochabamba con ocho. El pasado año, 98 alcaldes fueron removidos de sus cargos.

El caso más reciente se registró en Uncía, un poblado minero del sur, donde la alcaldesa renunció el año pasado en favor del presidente del Concejo Municipal por un "acuerdo de alternabilidad", algo no previsto en las leyes.

La decisión desagradó a los pobladores que tiempo después quemaron la casa de dos ediles exigiendo sus renuncias. En Pocoata, un remoto poblado del sudeste, los pobladores obligaron a dimitir al alcalde y eligieron a otro en cabildo, un procedimiento también ilegal, ya que los alcaldes se eligen cada cinco años por voto popular.

Las disputas políticas en las alcaldías son frecuentes y han tenido desenlaces violentos como ocurrió en Pucarani a 30 kilómetros de La Paz.

Allí una turba atacó la alcaldía el 29 de marzo, destruyó la radio municipal y golpeó al periodista Carlos Quispe quien falleció horas después a causa de los golpes.

Reporteros sin Fronteras-RSF, condenó el hecho e hizo un llamado internacional para esclarecer esa muerte. El país vive una prologada crisis política que desencadenó en violencia en octubre de 2003 cuando 63 personas fallecieron en una revuelta popular que derivó en la caída del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Desde entonces Bolivia ha cambiado cuatro presidentes.