Entre las víctimas fatales había 540 niños, según el informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades
La influenza A ha afectado a 22 millones deestadounidenses y ha matado a cuatro mil desde abril, informó el juevesel gobierno estadounidense.Entre las víctimas fatales había 540 niños, según el informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

La cifra de muertes es cuatro veces el estimado anterior, pero nosignifica necesariamente un empeoramiento de la situación. En lamayoría de los casos, una persona afectada con gripe A ni siquieranecesita atención médica.

En cambio, los números reflejan el intento más reciente de cuantificar con precisión las repercusiones de la enfermedad.

''Desafortunadamente, yo vaticino que esa cifra seguirá aumentando'',declaró la doctora Anne Schuchat de los Centros de Control y Prevenciónde Enfermedades. ''Va a ser una temporada gripal bastante fuerte''.

Sin embargo continúa la limitada existencia de vacunas contra lainfluenza: hay menos de 42 millones de dosis disponibles, unos cuantosmillones menos de lo que esperaba el centro de salud estadounidensehace unos días.

En promedio, uno de cada seis padres de familia ha logrado vacunar aalgún hijo suyo contra la influenza A desde que la vacuna se hizodisponible el mes pasado, determinó una encuesta Associated Press-GfK.Otro 14% de los padres trató de conseguir la inoculación pero no pudo.

En promedio sólo un 30% de los niños estadounidenses se vacunan contrala gripe común cada año. El hecho de que esa cifra haya sido superadapara el caso de la influenza A refleja que ha tenido la campaña delgobierno estadounidense de pedir a los padres que vacunen a sus hijos.

Pero el número de adultos que ha fracasado en su intento de vacunarse es tres veces mayor al número de los que lo han logrado.

Además, está disminuyendo el interés de los jóvenes, halló el sondeo de mil 6 adultos, realizado en todo Estados Unidos.

Schuchat nuevamente pidió paciencia.
''No es un maratón pero tampoco es una carrera corta'', declaró. ''Cada día se piden más vacunas, se envían y se usan''.