Claudia Bolaños / El Universal
Ciudad de México.- Ante el ingreso de James Smith, presunto socio estadounidense de Zhenli Ye Gon, al Reclusorio Norte, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) ha vuelto a mostrar su inconformidad de que delincuentes peligrosos sean encarcelados en la ciudad de México donde sus cárceles son de mediana peligrosidad.
Detenido en Jalisco, el estadounidense, ingresó a la mencionada cárcel a la medianoche de ayer, lo cual ha provocado que se tomen medidas de seguridad para su resguardo en el Dormitorio 1.

Con guardias de vista, el hombre vinculado al tráfico ilegal de seudoefedrina permanecerá en una zona donde el resto de la población penitenciaria no tiene acceso a él.

Al respecto el subsecretario de Gobierno del Distrito Federal, Juan José García Ochoa, dijo que las cárceles del Distrito Federal no son lugar para una persona con un alto poder económico, "porque con lleva un esfuerzo adicional de custodia, además del riesgo que implica su estadía".

Una vez más volvió a lanzar un llamado a los jueces federales para consideren esa situación y mejor envien a este tipo de personas a un penal de máxima seguridad.

En las prisiones locales hay 3 mil 800 reos del fuero federal.

Destacó que hay expertos en prisiones que califican a los penales capitalinos como de mínima seguridad ante el déficit de personal de custodia que hace que a cada celador le corresponda cuidar a cien internos.