Notimex
Panamá.- La empresa Minera Petaquilla, una asociación de inversionistas panameños y canadienses, prevé iniciar en el primer trimestre de 2008 la explotación de oro en el sector de Molejón, pese a la oposición de grupos ambientalistas.
El director de diseño del proyecto, Rafael Eysseric, dijo en un seminario con periodistas que se realizan las adecuaciones para arrancar con los trabajos de extracción a cielo abierto, un método cuestionado por ecologistas.

La cantera se ubica en Molejón, en el montañoso distrito de Donoso, de la caribeña provincia de Colón, 120 kilómetros al oeste de la capital panameña, donde según Eysseric, se han realizado búsquedas de oro por años.

La empresa invertirá unos 45 millones de dólares para desarrollar el proyecto, con una concesión de 13 mil hectáreas, aunque según el ejecutivo de la compañía, sólo se iniciarán trabajos en 100 hectáreas.

La compañía pretende extraer 120 mil onzas de oro por año, con una molienda diaria de dos mil 200 toneladas diarias, en momentos en que ese metal ha revalorizado su precio en el mercado internacional.

Eysseric afirmó que el proyecto, en cuyo proceso se usará cianuro para separar el oro, es compatible con el ambiente y será una alternativa a la economía agrícola de subsistencia de los moradores de la zona.

'Queremos desarrollar una obra de desarrollo sostenible, se han tomado en cuenta los impactos ambientales', planteó Eysseric al informar que se usará tecnología de punta para desarrollar la explotación de la mina a cielo abierto.

Indicó que cuentan con los métodos necesarios para impedir que el cianuro pueda contaminar el ambiente además de afirmar que 'en minería hay pocos casos de muerte por ingerir cianuro'.

'No hemos tocado ningún sector del Corredor Biológico Mesoamericano', dijo por su parte la directora de la división ambiental de Minera Petaquilla, Chiara Ramos.

Unos 10 grupos ambientalistas dijeron hace unas semanas que la inversión afectará el Corredor Biológico que se extiende desde México hasta Panamá.

Los ecologistas han pedido al gobierno del presidente Martín Torrijos declarar una moratoria de los trabajos mineros, sobre todo porque la empresa carece de la aprobación del estudio de impacto ambiental correspondiente.

La compañía minera también enfrenta reclamos de moradores de la zona sobre una supuesta estafa en la compra de tierras para una carretera que conduce al proyecto minero desde Molejón.