Rolando Franco
Saltillo, Coah.- Trabajadores de la constructora JIMSA, compañía que tiene a su cargo la construcción del puente vehicular de la carretera Los Pinos y la carretera Saltillo-Monterrey, hicieron ayer un paro laboral para exigir el pago de su sueldo.
Desde temprana hora los cerca de 30 trabajadores detuvieron la obra tras esperar desde el sábado les liquidaran la "raya" como había sido el compromiso de la empresa.

Sin embargo, hasta el mediodía de ayer la constructora no había liquidado a los obreros, quienes desesperados "secuestraron" momentáneamente la oficina móvil de la compañía donde representantes de la empresa intentaban dialogar con los trabajadores.

Además de reclamar el pago de sus sueldos, los empleados de la constructora aprovecharon para denunciar malos tratos y negligencia por parte de la compañía, pues aseguraron que la mayoría de ellos no contaban con servicio médico como IMSS o ISSSTE.

Indicaron que para agilizar el pago de los sueldos y el otorgamiento de la prestación, iban a solicitar la intervención del Gobierno del Estado.

Por su parte, Eduardo Sandoval, supervisor de la obra por parte de la empresa, aseguró que el retraso en el pago se debió a un problema con el banco, pues no fue depositado el recurso para pagar a los trabajadores.

Asimismo, negó que haya sido culpa del Gobierno del Estado como aseguraron también algunos trabajadores quienes afirmaban que la constructora pretextó el retraso de Finanzas para depositar una parte del recurso convenido
con la empresa constructora y que se utilizaría en el pago de la raya.

Los trabajadores amenazaron con continuar con la huelga de brazos caídos si para hoy no se les resolvía el problema, e incluso dijeron que estaban dispuestos a cerrar la carretera Monterrey-Saltillo.