Universal
Mientras Markarián guarda silencio, la directiva de La Máquina considera pertinente una charla con la Comisión de Arbitraje
El daño ocasionado por los arbitrajes lo quieren manejar con pinzas...

No más protestas ni manifestaciones contra los nazarenos, parece ser la indicación en Cruz Azul, aunque tal apreciación no comulga con el discurso de directiva y jugadores.

Sólo el técnico, Sergio Markarián, ofrece pistas de la preocupación que parecen generar los de negro en La Noria.

"Yo tengo muy clara idea de lo que ha ocurrido en cada uno de los partidos que hemos jugado, pero no voy a hablar del tema", ataja el misterioso estratega charrúa.

-¿Pasa por incapacidad de los árbitros?

-No voy a hablar de los arbitrajes, creo que es lo mejor... -responde convencido.

-¿Es por temor a represalias?

-No voy a hablar... -ataja.

La directiva, en cambio, ofrece una solución muy sutil: promoverá alguna charla con la Comisión de Arbitraje "para entender cómo se están manejando ciertos criterios y normarnos", explica el vicepresidente deportivo, Eduardo de la Torre.

No se trata, agrega, de entrar en conflicto, al tiempo que desecha cualquier mala voluntad de parte de los silbantes en sus decisiones.

"Eso lo descartamos, no hay nada que pensemos ni de mala intención contra nosotros ni mucho menos; sólo queremos expresar nuestra inquietud: que nos escuchen y, a su vez, escucharlos", propone Yayo.

Tal acercamiento es aprobado por Markarián. "Me parece que el camino del diálogo es lo óptimo. A lo mejor nosotros tenemos una interpretación de algunos hechos que no son los correctos, sería bueno que tengamos información", concilia.

Aún más cauto, César Chelito Delgado peca de comprensivo, al hacer ver las pifias arbitrales como algo muy humano. "Hay que tomarlo así, con esa tranquilidad", sugiere.

-¿Les recomendaron no hablar?

-Es cuestión de equipo, de ética, de respeto hacia la otra persona, porque se equivoca como nosotros.

Y cierra el tema en tono juguetón: "No hay que hacer tanto drama, se le está dando mucha importancia a algo que es normal en un juego; se pueden equivocar y lamentablemente nos ha pasado acá, pero también hubo quienes vivieron eso y no le dan tanta importancia porque aquí está toda la prensa, en el D.F.", resalta.

El último toque

Otro asunto que aborda Markarián en rueda de prensa apunta hacia la falta de puntería de sus pupilos.

"Me parece que no es tanto un problema técnico sino de serenidad, es un tema de tiempos", considera.

"A veces no nos damos cuenta cuán dueños somos de la situación, parecería que estamos definiendo apurados, cuando tenemos un segundo más y ese apuro nos impide definir", argumenta el uruguayo.

"Yo no pienso igual que el profe -dice El Chelito-, por ahí nos encontramos con un arquero que tapó bien las pelotas. No pasa por la tranquilidad ni nada de eso; nos encontramos con un arquero (inspirado)".