Notimex
México.- La Arquidiócesis de México insistió en su solicitud de reformar la Constitución para que se permita la educación religiosa en escuelas públicas y la posibilidad de que los ministros de culto intervengan en política.
En el editorial del semanario "Desde la Fe", la arquidiócesis que encabeza el cardenal Norberto Rivera Carrera expuso las recientes declaraciones del enviado del Vaticano, Dominique Mamberti sobre "el retraso legislativo que vivimos en nuestro país".

Recordó que el representante de la Santa Sede para las Relaciones con los Estado dijo que en nuestro país aún faltan pasos legislativos para avanzar hacia un verdadero Estado laico moderno, que garantice, defienda y promueva la libertad religiosa.

Ante ello, afirmó que la respuesta de los legisladores sobre que somos un Estado laico y que no es oportuno políticamente que la Iglesia intervenga en política no es suficiente.

Afirmó que "hoy necesitamos una decidida reflexión y compromiso para que los ciudadanos y ministros de culto tengan una verdadera libertad de expresión de acuerdo con sus valores y principios religiosos".

En el artículo denominado "¿Tolerancia o libertad religiosa?", la Arquidiócesis de México subrayó su postura en torno a que la libertad religiosa implica más que elegir de manera libre la fe o creencia, cambiarla o no tener ninguna.

"La libertad religiosa implica tener la posibilidad de expresar privada y públicamente las propias convicciones y tener el derecho de normar la vida personal y las posturas políticas de acuerdo a tales convicciones, sean estas religiosas o no", sostuvo.

No obstante, dijo que en México se vive una libertad limitada y contradictoria en derechos humanos, y un ejemplo es la denuncia penal que interpuso un partido político contra personajes de la Iglesia por su postura sobre la despenalización del aborto.

Se cuestionó sobre si existe libertad de expresión, si hay libertad de vivir de acuerdo con los principios religiosas y de expresar las convicciones y valores cristianos "como lo puede hacer un ateo".