Lourdes de Koster
Líderes de opinión censuraron la instalación de equipos de monitoreo frente a las instalaciones de Vanguardia y exigieron a los legisladores regular las cámaras que opera una empresa privada en esta capital.
Este matutino mantuvo una posición crítica frente a la colocación de equipos de vigilancia en Saltillo, insistiendo en la necesidad de legislar sobre el uso de las imágenes que se obtengan con estos dispositivos.

Sin embargo, en respuesta a la crítica, la compañía colocó una cámara que prácticamente "vigila" a empleados, directivos, clientes y a las instalaciones de este medio.

En este sentido, el empresario de Ramos Arizpe, Mario Ricardo Hernández del Bosque, dijo que la operación de estos instrumentos debe regularse y los legisladores deben trabajar en ello.

Para Rubén Canseco López, integrante de Alianza Cívica, el problema es que no hay respeto de los derechos a las personas y los diputados locales son parte de esta ilegalidad que atenta contra la intimidad de las personas.

"Están bien las cámaras, pero operadas por una entidad pública o de seguridad, porque nadie nos asegura que no habrá un mal uso de las imágenes que se obtengan".

Ahora resulta que cualquier empresa o ciudadano que tenga recursos, puede comprar unas cámaras y colocarlas en la vía pública o frente a un vecino, dijo.

"El Estado tiene que tomar cartas en el asunto para salvaguardar los derechos de las personas y más cuando se trata de su intimidad. creo que todos tenemos derecho a decidir si aparece o no nuestra imagen en público".

Lo que pasó en Vanguardia es una clara muestra de la forma en que trabajan algunas empresas que no toleran la crítica y que no permiten que nadie les señale errores.

Para Eloy Dewey lo ideal sería que se hablara sobre los lugares en donde están colocadas las cámaras, las personas que graban la información gráfica, las personas que resguardan los datos, el tiempo por el que se conservan las grabaciones y si se le da a conocer a gente que no está autorizada.

"Hay mucho que regular en la materia, las cámaras urbanas que generan información gráfica no deben ser objeto de comercio, y si es así es importante que se advierta a la gente de lo que se hará".