Notimex
Serán exhibidos en salas de cine y espacios culturales; forman parte de los festejos por el 70 aniversario de su nacimiento
La obra, la figura del escritor Carlos Monsiváis son condensadas a través de cuatro instantes, momentos captados en los "cineminutos" que fueron presentados la víspera aquí con motivo del 70 aniversario del ensayista autor de Aires de familia.

Destinados a ser presentados en salas de cine y espacios culturales, los cortos discurren sobre el quehacer literario, la manía de coleccionar, al tiempo que esbozan detalles de la vida del escritor, considerado uno de los máximos cronistas del país, que a través de su pluma ha delineado a la sociedad mexicana.

El material fue realizado por la Comisión de los Festejos de Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, del Gobierno de la Ciudad de México como parte del programa "Todos cumplimos años" , que busca rendir homenaje a los personajes importantes de la metrópoli.

También a presentar en las pantallas del Metrobús que recorre la ciudad, la idea surgió a raíz del proyecto de Enrique Márquez, coordinador general de la comisión mencionada, quien se encargó de invitar a los productores Ezequiel Malbergier y Luis Cabrera para crear los cuatro minutos de animaciones en total.

Los cortos hablan lo mismo del cronista del Movimiento Estudiantil de 1968, el coleccionista condensado en el Museo del Estanquillo, el habitante de la caótica Ciudad de México a partir de Los rituales del caos y del popular escritor, conocido hasta por los taxistas.

Las animaciones fueron desarrolladas por los ilustradores Alejandro Muñoz, Isabel Reyes, Oscar Guzmán y Sandra Cruz.

Entre los cortos sobresale Días de guardar, que toma su nombre del famoso libro del ensayista y donde se discurre sobre los sucesos del 2 de octubre de 1968.

En Los rituales del caos, Monsiváis recorre la ciudad en medio de ríos de gente, a través de imágenes en blanco y negro que recuerdan los lazos complejos y divergentes que forman parte de la ciudad.

En medio del caos citadino se observa al también autor de Amor perdido y Nuevo catecismo para indios remisos viajero, reflexivo, que se detiene para analizar y ver con otros ojos a la capital del país.

Monsiváis, el del Estanquillo, habla de la afición del cronista por coleccionar todo cuanto llama su atención e inicia con el análisis de la palabra coleccionar como una manía del autor, quien adquiere objetos, estampillas, fotografías, gatos y todo cuanto le parece de interés cultural.

El asalto o el inmutable Monsiváis, trata al autor como un ícono reconocible incluso por el asaltante que llega a robar. Este instante discurre sobre la popularidad de su figura, los lazos que unen a "Monsi" con la gente y como su rostro siempre es reconocido.

Los festejos en torno a Monsiváis por su cumpleaños 70 incluyen además la realización de una serie de papalotes con el rostro del escritor, que fueron encargados al artista oaxaqueño Francisco Toledo, uno de los grandes amigos del ensayista.