Foto: Vanguardia/Archivo
La Jornada
El tema "es uno de los pendientes" que deben ser atendidos para garantizar los derechos de este sector de la población, afirmó Thomas Weiss, representante en México de la Organización Internacional para las Migraciones
San Cristóbal de Las Casas, Chis. El tema de la seguridad de los migrantes en tránsito por el país "es uno de los pendientes" que deben ser atendidos para garantizar sus derechos, afirmó Thomas Weiss, representante en México de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

"Todos sabemos que el de la seguridad es un asunto sumamente difícil", por lo que "tenemos que ver cómo mejorar para multiplicar los puntos de contacto que tienen los migrantes a nivel del campo, del terreno, lo que implica trabajar más fuerte con los proveedores de servicios y asistencia como los albergues, las casas del migrante y asociaciones civiles que se dedican a su ayuda", agregó.

Entrevistado en esta ciudad, dijo que en México "se han dado muchos avances en el área normativa con la creación de nuevas leyes, pero son insuficientes frente al fenómeno que por su amplitud no tiene igual en otros países del mundo".

Reiteró que existen "buenas políticas migratorias y buena operación de las mismas mediante proyectos y programas específicos, como el Beta, Paisano y de Protección de la infancia, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer porque en términos cuantitativos, el fenómeno migratorio en México es muy importante".

Además, abundó Weiss, "se debe fortalecer, y el gobierno mexicano está trabajando en ello respaldado por el sistema de las Naciones Unidades y de la OIM, el tema de la corresponsabilidad regional, porque otros países del sur y del norte de México también tienen responsabilidades frente a las poblaciones de migrantes porque son naciones de origen o destino".

Manifestó que "este trabajo en términos de corresponsabilidad regional es algo que todavía debe de ser profundizado", por lo que "hemos sensibilizado al gobierno mexicano en ese sentido y hemos puesto a su disposición la buena voluntad de la OIM".

Subrayó que el gobierno mexicano "ha registrado muchos avances, pero frente a la vertiente negativa de la migración como la trata de personas y el secuestro se necesita todavía hacer más esfuerzos juntando a todos los actores, entre ellos los gobierno y la sociedad civil".