Aunque no tienen cines, los pobladores del lugar donde nació el niño que la cantante desea adoptar consideran que el trabajo ayudará a mejorar su situación
A unos 160 kilómetros de la capital de Malawi, el polvoriento poblado de Lipunga no tiene salas de cine ni videojuegos, mucho menos electricidad. Sin embargo, el aldeano Yohane Banda ha oído que el nuevo documental de Madonna tiene el fin de llamar la atención sobre la extrema pobreza en el país africano.

Es un tema que Banda conoce bien. La pobreza lo obligó a entregar a su hijo David, quien cumple 3 años en septiembre y quien Madonna está adoptando, a un orfanato.

Banda dijo que la madre de David murió cuando el niño apenas tenía un mes. Cree que no hubiese podido cuidar de él por sí solo y que colocarlo en un orfanato fue su posibilidad ''más segura'' de sobrevivir.

''Después de perder dos hijos realmente quise que David sobreviviera'', expresó el padre el lunes en entrevista telefónica.

Otros dos murieron antes durante el parto, al igual que un tercero que su segunda esposa tuvo después que David fue llevado al orfanato.

Banda, un campesino que a duras penas se gana la vida cultivando maíz, tomate y papas, dijo que solía ir en bicicleta a visitar a su hijo en la institución, y que cuando no podía hacerlo la abuela del niño iba.

''No es verdad que lo abandoné'', dijo en lengua chichewa.

Banda indicó que originalmente planeaba llevarse a David de vuelta a casa cuando tuviera edad suficiente para comer sólidos. Pero que en su lugar el pastor que administra el orfanato le dijo hace unos dos años que una ''mujer blanca rica'' estaba interesada en adoptarlo.

''Nos sentamos como familia a considerarlo. Después de darnos golpes en la cabeza pensamos que sería bueno para David, así que de buena gana aceptamos'', dijo Banda.

Relató que al conocer a la cantante y su esposo, el cineasta Guy Ritchie, en un tribunal de Lilongwe en el 2006, cuando un juez le dio a la famosa pareja la custodia temporal del niño, le dijeron que podría ver a David ocasionalmente.

El juez debe fallar sobre la solicitud de adopción de Madonna a finales de mayo. El mes pasado, un funcionario de bienestar infantil malawiano que visitó a David en Londres emitió dos reportes en los que dijo que el niño se había ''afianzado bien'' con la familia de la artista y recomendó la aprobación de su adopción.

Cuando ''I Am Because We Are'', el documental producido y narrado por Madonna, se estrenó en el Festival de Cine de Tribeca en Nueva York el mes pasado, un espectador le preguntó a la diva del pop sobre la dificultad de adoptar un niño en la región.

''Es un nuevo concepto, el concepto de la adopción, por lo que consume mucho, mucho tiempo'', respondió. ''Supongo que si uno de verdad quiere hacerlo debe estar dispuesto a caminar sobre el fuego''.

La película muestra cómo la pobreza y la enfermedad devastan las vidas de los niños de Malawi y exhorta al público a ofrecer ayuda. Madonna provee comida, educación y refugio a niños malawianos a través de su organización Raising Malawi. Conoció a David estando allí para sus proyectos humanitarios.