Por Scheherazade Daneshkhu en Londres / El Universal
Cd. de México.- Los flujos globales de inversión extranjera directa registrados este año están por sobrepasar la cifra récord de un billón 411 mil millones de dólares (996 mil millones de euros) registrada durante el año 2000, a pesar de la crisis en los mercados financieros, informó ayer la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).
El Reporte de Inversión Mundial que cada año emite la agencia con sede en Ginebra mostró que el flujo de inversión extranjera directa (IED) durante 2006 fue de un billón 306 mil mdd, el nivel más alto desde el año 2000.

"La UNCTAD estima que las cifras de IED serán incluso más altas en 2007 que en 2006", señaló Supachai Panitchpakdi, secretario general de la agencia.

Khalil Hamdani, uno de los directores de la UNCTAD, dijo que los cálculos informales de la agencia sugerían que la IED podría alcanzar un billón 500 mil mdd para este año. Este resultado se debe en parte a la sólida actividad en materia de fusiones y adquisiciones previa a la crisis crediticia de este verano: la actividad transfronteriza de FyA registró un incremento de 58%, a 581 mil mdd, durante la primer mitad del año respecto de los mismos seis meses de 2006.

No obstante, Panitchpakdi advirtió que la inestabilidad financiera y los altos precios de la energía hacían inciertos dichos pronósticos. Debido a esto, la UNCTAD estimó que la IED crecerá a un paso "relativamente más lento que en 2006", cuando el flujo aumentó 38% en comparación con 2005.

El crecimiento del flujo de IED durante el año pasado fue resultado de un sólido crecimiento económico global, altas ganancias corporativas y un auge en la actividad en materia de fusiones y adquisiciones, pues el año pasado se registraron 172 acuerdos, cada uno valorado en más de mil mdd, de acuerdo con la UNCTAD.

Estados Unidos recuperó el año pasado su posición como el mayor receptor de IED, luego de ser temporalmente desplazado en 2005 por Reino Unido. El flujo de recursos a Estados Unidos repuntó a 175 mil mdd, impulsado por un incremento récord en las ganancias reinvertidas por 65 mil mdd. Estados Unidos también fue el mayor proveedor de IED.

Aunque el flujo a Reino Unido cayó 28%, fue el segundo mayor receptor en el mundo después de Estados Unidos. China fue nuevamente el primero entre los países en vías de desarrollo.

La mayor parte de las regiones del mundo se beneficiaron con el aumento de IED. El flujo hacia países en vías de desarrollo registró un incremento de 45% a 857 mil mdd, y el flujo de inversión extranjera directa a países en vías de desarrollo y a economías en transición del este de Europa, así como a la Mancomunidad de Estados Independientes, alcanzó su nivel más alto en la historia.