Como parte de la terapia las pacientes duermen en el laboratorio de trastornos del dormir de la Facultad de Psicología de la UNAM. Foto: Agencia Conacyt
Agencia Conacyt
Los problemas de sueño se están presentando en personas que vivieron secuestro o asalto con violencia.
México.- En el laboratorio de trastornos del dormir, de la Facultad de Psicología de la unam, se está creando un método alternativo como terapia de recuperación para personas que presentan pesadillas por estrés postraumático. Se busca evitar, o por lo menos disminuir, el uso de fármacos. Es un trabajo conjunto visto desde distintos ángulos, pues en él participan psicólogos y médicos.

La tesista Miriam Alcántara Alcocer participa en este proyecto de investigación y explica que "es un tratamiento de cinco semanas, está dirigido a mujeres entre 18 y 60 años de edad, es gratuito y actualmente está abierta la convocatoria para quienes presentan pesadillas por estrés postraumático". 

"El objetivo de este proyecto, agrega Alcántara Alcocer, es enseñar a la gente a tener sueños lúcidos -éstos se caracterizan porque la persona está consciente de que está soñando-, es un entrenamiento basado en la terapia cognitivo-conductual, y una adaptación de las técnicas del investigador Stephen LaBerge, doctor en psicofisiología por la Universidad de Stanford".

El entrenamiento propuesto por LaBerge consiste, entre otras acciones, en llevar un diario o registro de los sueños, tener conciencia mientras se duerme, así como realizar actividades de relajación, y técnicas de reflejo-intención. Esta práctica ayuda a crear un hábito mientras se está despierto, preguntando: ¿cuál es el estado de conciencia?, ¿despierto o dormido?; reforzando así el deseo de darse cuenta del momento en que se está despierto y la diferencia de cuando se está soñando.

Este investigador también propone otras técnicas, entre las que podemos destacar: el juego de "yo recuerdo", autosugestión, concentración y visualización, echando siestas, descubriendo tus dificultades y modificando el sueño.

El método de sueños lúcidos lo poseen desde hace tiempo los budistas meditadores, por disciplina controlan su estado de conciencia. Dentro de sus técnicas está la concentración, relajación y meditación; Stephen LaBerge, es budista y adaptó esta técnica.

El método propuesto por los investigadores de la unam busca mejorar la calidad del sueño, para que la paciente pueda controlar sus pesadillas. El estudio del sueño es importante, no sólo como un acto reparador, sino también como un indicador de qué tan sano está nuestro cerebro al momento de dormir y durante la vigilia -es decir, el tiempo en que se permanece despierto-.

La importancia de que los médicos, y no sólo los psicólogos, estudien el sueño es porque también hay alteraciones físicas en esta actividad. Los síntomas principales del estrés postraumático son: revivir el trauma, presentar ansiedad e hiper-vigilancia, tener pesadillas, insomnio y alteraciones de la memoria. Si la persona refiere que no recuerda algunos datos del trauma vivido, es porque algunas neuronas fueron dañadas debido a que el cerebro activó una sobreproducción de glutamato. El glutamato es un neurotrasmisor que excita el cerebro, pero cuando hay un exceso de glutamato se mueren neuronas en el hipocampo, que es el encargado de crear las memorias.

Inicialmente, se presuponía que las pacientes iban a ser mujeres violadas; sin embargo, quienes están presentando pesadillas por estrés postraumático son personas que han sufrido secuestro o robo con violencia. 

Las pesadillas son un factor de riesgo para intentos suicidas, de allí la importancia de buscar ayuda profesional. Aunque se administran medicamentos que pueden disminuir por un tiempo este padecimiento, en cuanto se suspende el fármaco, regresa el problema. Si una persona presenta este síntoma por tres meses, puede tratarse de un problema crónico.

Alcántara Alcocer afirma que "a través de este entrenamiento se busca disminuir los síntomas ansiosos durante el sueño y comprobar que un sueño tranquilo provoca una vigilia menos exaltada. La aplicación de este método funcionaría como una terapia alternativa, y podría ser implementada en consultorios de psiquiatras y de psicólogos, para tratar a personas con pesadillas por estrés postraumático".

Quien desee inscribirse en esta terapia pueden dirigirse a: dr.alcantaraalcocer@gmail.com