Aurora Zepeda/Excelsior
México, D.F. .- Los consejeros del IFE ordenaron a los directores de Asuntos Jurídicos y de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto un estudio completo sobre las implicaciones y el nuevo proceso jurídico para el registro de dirigencias de los partidos políticos, ante la notificación por parte del PRD del nombramiento de Guadalupe Acosta Naranjo como presidente sustituto.
Consultado al respecto, el consejero Benito Nacif dijo a Excélsior que "hemos ordenado un estudio al área jurídica del IFE para tomar una decisión estrictamente apegada a derecho".

Hay que señalar que es la primera ocasión, después de la reforma electoral, que un partido registra nueva dirigencia ante el Instituto Federal Electoral en las circunstancias de conflicto interno que vive el PRD.

Anteriormente, la ley no contemplaba la posibilidad de que el Instituto pudiera ordenar la reposición del procedimiento de elección. Actualmente, el artículo 47 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) otorga 10 días hábiles al IFE para que verifique que toda la documentación cumpla con los estatutos de la institución política. Si no es así, el Instituto emplazaría al partido para que reponga el procedimiento y cumpla con sus propios estatutos. Además, si se encuentran errores y omisiones, el instituto puede dar cinco días al partido para que "manifieste lo que a su derecho convenga".

Tradicionalmente, la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos era la encargada de realizar el registro. Ante las nuevas disposiciones, los consejeros valoran si el tema debe ser tratado desde el Consejo General o seguir delegando la función en la dirección mencionada.

Según los plazos, los 10 días hábiles vencerían el próximo 20 de mayo. Fuentes consultadas explicaron que sólo los errores u omisiones encontrados en el procedimiento podrían alargar cinco días más el registro de Guadalupe Acosta Naranjo, llevando el término del mismo al 27 de mayo.

Entre las verificaciones que deben hacerse se encuentra la revisión cuidadosa del Consejo Nacional que nombró a Acosta Naranjo. Es decir, se tendrá que evaluar si el Consejo fue convocado legalmente, si existió el quórum que establecen los estatutos para validar las decisiones y posteriormente inscribir en el libro de registros la designación del funcionario partidista.

Mientras este procedimiento avanza, en los libros del IFE aún se tiene registrado a Leonel Cota como líder del partido y a Guadalulupe Acosta como secretario general.

A pesar de las versiones que indican que el secretario de Finanzas del PRD, José Borges Contreras, puso su renuncia el pasado domingo ante el Consejo Nacional, la representación del partido ante el IFE no ha notificado al Instituto de ninguna nueva firma autorizada para recibir los casi 37 millones de pesos mensuales a los que tiene derecho el sol azteca por financiamiento público.

Trascendió que los recibos por las ministraciones de abril y mayo fueron firmados por Borges Contreras, cumpliendo así con el anterior estatuto del partido, que ya fue modificado, pero que no ha podido ser aplicado por el conflicto en la elección del pasado 16 de marzo.

El nuevo estatuto crea un "Secretariado Nacional, que será el órgano responsable de la administración del patrimonio y recursos financieros del partido.", relevando deestas funciones al secretario de Finanzas.

Sin embargo, el secretariado no ha podido funcionar debido a que sus integrantes debieron haber sido elegidos en los comicios que actualmente están en conflicto. Ante esta situación, se decidió continuar con el anterior estatuto que faculta al Comité Ejecutivo Nacional, específicamente al secretario de Finanzas, a atraer las funciones del secretariado y manejar los recursos. En caso de que se aceptara la renuncia de José Borges, no existiría ninguna autoridad partidista con firma válida ante el IFE para recibir financiamiento público.