La Jornada
Ahora, el pequeño aparato también puede usarse para escuchar el corazón, ya que una nueva tecnología lo convierte en monitor y en sistema de evaluación cardiaco.
Nueva York, EU.- Para algunas personas, el iPhone siempre será un emblema del nuevo mundo: un dispositivo increíblemente elegante que permite hacer una llamada, escuchar una canción, aprender un idioma y encontrar el camino a casa.

Ahora, el pequeño aparato también puede usarse para escuchar el corazón, ya que una nueva tecnología lo convierte en monitor y en sistema de evaluación cardiaco.

"Queríamos hacer del control del bienestar físico una experiencia grata, divertida, simple y personal", dijo Michael C. Williams, fundador y presidente ejecutivo de iTMP Technology, que desarrolló el sistema.

Un camino para monitorear la intensidad de la actividad física es el ritmo cardiaco. El SM Heart Link, llamado "puente inalámbrico", recolecta datos a través de sensores, al igual que los que tienen las cintas y bicicletas fijas, y envía la información al iPhone para su visualización y monitoreo.

El experto añadió que el iPhone ahora puede funcionar como monitor cardiaco y computadora de bicicleta, controlar y almacenar información sobre el entrenamiento y enviar datos por Internet.

Por supuesto, no es barato. Las aplicaciones son gratuitas, pero el costo del módulo es de 155 dólares.