Foto: Archivo
El Universal
Fueron muy críticos con el gobierno, lamentó; descalificaron propuesta "deliberadamente"
El presidente Felipe Calderón culpó al sector empresarial de "erosionar" la posibilidad de lograr un mejor paquete fiscal en el Congreso de la Unión, por la crítica que ejerció contra su propuesta.

Dijo que fue muy crítico del gobierno y de su propuesta, y que incluso descalificó "ampliamente y deliberadamente" el paquete fiscal.

"(El sector empresarial) descalificó ampliamente el paquete, independientemente de que coincidían en varias de las propuestas, como la contribución al combate a la pobreza, pero la descalificación fue genérica, intensa, continua, y eso pudo haber debilitado las posibilidades a la contribución misma al combate a la pobreza".

El mandatario se refirió al tema en una conferencia de prensa que ofreció a bordo del avión presidencial en ruta hacia Singapur, donde participará en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Calderón consideró que "probablemente la campaña en contra del paquete, impulsada de manera espontánea desde luego por muchos sectores, pero de manera deliberada por el sector privado organizado en México debilitó mucho las posibilidades de un mejor paquete".

El Presidente, quien en las últimas semanas se ha confrontado con el sector empresarial por el tema de los impuestos, dijo que senadores y diputados se vieron presionados por esta situación.

"En un ambiente mucho más constructivo, no sólo los diputados y senadores del PRI, sino todas fracciones parlamentarias hubieran estado en mayor posibilidad de impulsar decisiones mucho más aceptables para todos, o mejor orientadas técnicamente, pero fue tal la presión y la descalificación hacia los legisladores de las medidas que tenían que tomar, que eso evidentemente generó un ambiente poco constructivo y poco positivo para ellos".

El debate fue muy intenso y llevado a lo público, pero no lo inició el gobierno, justificó el mandatario.

Calderón reveló que la propuesta que "incomodó enormemente" al sector empresarial fue la de poner límites a una figura del derecho fiscal mexicano, que es la consolidación fiscal.

"Figura mediante la cual empresas en México han realizado ingenierías fiscales durante muchos años que les permiten pagar mucho menos impuestos de los que pudieran pagar".

Comentó que cuando exigió desde Puerto Vallarta, Jalisco, que los grandes consorcios pagaran lo justo no se refirió a todas sino sólo a algunos casos.

El mandatario mexicano sostuvo que otras opciones, como un mayor endeudamiento del gobierno, habrían provocado salida de capitales.

"No sólo menos flujo de inversiones hacia el país, sino el riesgo de una salida de capitales ya establecidos en México, si el gobierno hubiera optado por un manejo irresponsable en las finanzas públicas". Calderón se dijo abierto al diálogo con el sector productivo y los empresarios para solucionar el problema de la recaudación fiscal en México.

En su encuentro con los periodistas, en su traslado a la nación asiática, el presidente Felipe Calderón aprovechó para hacer una defensa a ultranza de los beneficios de Oportunidades, y al respecto dijo que éste debe ser fortalecido para que siga siendo el programa que impulse el desarrollo de los sectores menos favorecidos del país.