Foto:Archivo
El Universal / Notimex
Miguel Marón Manzur, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), comentó: "Yo no me iría por el lado de los reclamos", lo importante es que en el siguiente año se discuta una reforma fiscal de mediano y largo plazos
El sector privado se manifestó en favor de dejar de lado las acusaciones y planteó debatir una reforma fiscal de fondo, en respuesta a lo declarado el jueves por el presidente Felipe Calderón, quien dijo que la campaña de los empresarios contra el paquete fiscal debilitó sus posibilidades de éxito en el Congreso de la Unión.

Miguel Marón Manzur, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), comentó: "Yo no me iría por el lado de los reclamos", lo importante es que en el siguiente año se discuta una reforma fiscal de mediano y largo plazos que genere inversiones y empleo.

Armando Paredes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dijo: "Los temas fiscales siempre son polémicos. Ahora lo importante es que nos enfoquemos en ver el Presupuesto".

Opinó que la reforma propuesta no es la que el país requiere y por eso han hablado sobre la necesidad de hacer una a fondo.

Gerardo Gutiérrez Candiani, líder de la Coparmex, coincidió con Paredes al señalar que la intención era buscar una reforma integral a fondo, pero no boicotear el paquete fiscal.

"Nosotros no estuvimos de acuerdo con la propuesta de reforma y no estamos de acuerdo, lo que hicimos fue dar nuestra visión del país que queremos y la reforma que se necesita."

Mario Sánchez Ruiz, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), dijo que cada sector hizo lo que correspondía y en su caso plantearon "las condiciones que pensamos son adecuadas, tanto de política fiscal como de política económica, para que el país crezca".

La Asociación de Bancos de México (ABM) insistió en la necesidad de agilizar una reforma fiscal que resuelva a fondo los problemas estructurales del país.

El gremio de los banqueros dijo que el plan económico inicial que presentó el presidente Calderón contribuía a resolver, en mejor medida, la falta de ingresos. "Desde un principio consideramos que el impuesto del 2% a la pobreza era una alternativa, que si bien no gustaría a muchos sectores, era necesaria".

La Presidencia de la República en un comunicado matizó la acusación de Calderón al sector privado y a nombre del gobierno federal convocó al diálogo, incluidos otros sectores, para sacar adelante las reformas que el país necesita.

En el documento explicó al sector privado del país que el proceso de discusión intenso quedará atrás una vez que la Cámara de Diputados concluya con su cometido de analizar y aprobar el Presupuesto de Egresos 2010.

En el Congreso, legisladores de la oposición criticaron al jefe del Ejecutivo por no asumir su responsabilidad en el fracaso de su paquete fiscal. Le pidieron no fabricar culpables, como ahora lo hace con el empresariado, ni generar encono.