Mahmud Ahmadineyad
El País
La operadora del aeropuerto de Abu Dhabi ha negado las acusaciones
Irán ha denunciado que los aeropuertos británicos, alemanes y emiratíes se niegan a vender queroseno a sus aviones, en aplicación de las sanciones unilaterales de EU. Según el secretario de la Asociación Iraní de Aerolíneas, Mehdi Aliyarí, tanto Iran Air como Mahan Airlines empezaron a tener problemas para repostar el pasado jueves. Ese día el presidente Barack Obama ratificó la ley que sanciona, entre otros, la venta de productos combustibles a Irán por su programa nuclear.

"La Organización Internacional de Aviación Civil debe intervenir para declarar ilegal la aplicación de esas sanciones", ha pedido Aliyarí citado por la agencia semioficial ISNA. Con anterioridad, el portavoz de la Comisión de Exteriores del Parlamento, Kazem Yalalí, había declarado que "negarse a repostar los aviones civiles es una acción inhumana y contraria a las normas internacionales".

Varios diputados manifestaron que Irán debía actuar reciprocamente con las compañías aéreas de los países responsables. Sin embargo, la operadora del aeropuerto de Abu Dhabi, la capital de Emiratos Arabes Unidos, ha negado las acusaciones. "Tenemos contratos con vuelos comerciales iraníes y seguimos permitiendo que reposten", ha afirmado una portavoz a la agencia Reuters.

En cualquier caso, el revuelo demuestra la preocupación que suscitan las últimas sanciones a pesar del empeño de los dirigentes iraníes por minimizarlas. El presidente Mahmud Ahmadineyad ha asegurado que los esfuerzos de los países europeos y EE UU para castigar a Irán son "meros intentos de salvarse ellos mismos del callejón sin salida en el que se hallan" y que "no tendrán ningún efecto sobre los iraníes".
La aviación civil iraní ya se encuentra en estado precario debido a que las sanciones estadounidenses le impiden desde hace tres décadas comprar aviones y repuestos que utilicen tecnología occidental.