Una imagen de la televisión iraní muestra el lanzamiento de un misil desde un punto indeterminado de la geografía iraní
Agencias / El País
El régimen de los ayatolás amenaza con "reducir a cero Tel Aviv" si Israel ataca Irán
En plena negociación con las potencias occidentales sobre su polémico programa nuclear, Irán ha comenzado este domingo cinco días de ejercicios militares donde simulará ataques a sus discutidas instalaciones nucleares en lo que representa la mayor maniobra antiáerea que realiza el Ejército iraní en años, según ha anunciado la televisión estatal del país.

Los ejercicios bélicos constan de dos fases y cubrirán dos tercios del territorio nacional, explicó el sábado el general Ahmad Mighani, jefe del Estado mayor del Ejército del Aire. En ellos participan diversas fuerzas del cuerpo de elite de los Guardianes de la Revolución -Pasdarán- y milicias regulares de la sección de voluntarios islámicos Basij, ambos soportes ideológicos del régimen.

"Las provincias como Bushehr, Arak, Isfahan y Yazd (donde se encuentra las principales instalaciones nucleares de Irán) están incluidas en estas maniobras", dijo Mighani.

Amenazas a Israel

Estas maniobras militares han venido precedidas de unas incendiarias declaraciones de un alto mando de la Guardia Revolucionaria iraní, el cuerpo de élite del Ejército, que ha amenazado con atacar Israel, objetivo habitual de las iras del régimen de los ayatolás. "Si el enemigo se arriesga y lanza un misil contra Irán, nuestra fuerza balística reducirá a cero el centro de Tel Aviv incluso antes de que el polvo se ha haya disipado", ha proclamado Mojtaba Zolnour, representante del líder supremo de la Revolución Islámica, ayatolá Ali Jamenei.

"Los enemigos deben ser conscientes de que la capacidad militar de Irán ha conseguido grandes avances gracias al esfuerzo de sus científicos", ha agregado Zalnour, a quien hoy cita la televisión estatal por satélite.

Israel ha amenazado en varias ocasiones durante los últimos meses con bombardear las instalaciones nucleares iraníes si Irán no pone fin a su sospechoso programa de enriquecimiento de uranio y acepta las propuestas de gran parte de la comunidad internacional.

Las seis grandes potencias que negocian con Irán expresaron este viernes en Bruselas su "decepción" por la falta de una respuesta positiva a la oferta internacional para desactivar las sospechas que despierta el programa nuclear iraní. Los Seis (EE UU, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania) instaron a Teherán a que reconsidere su actitud y se comprometa a "un diálogo serio". No hicieron sin embargo mención a nuevas sanciones.

El plan, puesto a punto por El Baradei, contemplaba que Teherán enviara su uranio poco enriquecido a Rusia y Francia para convertirlo en barras de combustible para su reactor de investigación médica. Sin embargo, tras la aceptación inicial de la idea por parte del negociador iraní, Said Yalilí, Irán obvió dar una respuesta formal al OIEA.