Rustenburgo, Sudáfrica.- Para Dinamarca y Japón, la recompensa está clara en el choque de mañana: el que gane pasa a octavos de final del Mundial y el que pierda regresa a casa.
Holanda superó a ambos equipos y ya está en octavos. Camerún perdió con los dos y ya está fuera. Queda un puesto libre para octavos y lo libran nipones y nórdicos.

Con mejor diferencia de goles, Japón tiene una ventaja, ya que le vale el empate.

Su técnico, Takeshi Okada, quizás esté repensando su predicción de que Japón llegaría a semifinales, pero al menos ya superó la actuación del equipo nipón en 1998, cuando se marchó del torneo sin triunfos.

"Para ganar un partido así creo que necesitamos algo más que táctica", dijo Okada. "Quiero que realmente los jugadores luchen con una mentalidad sólida".

"Sería genial que ganáramos por diez goles, pero no será tan fácil. Creo que va a ser muy cerrado, un partido encarnizado", pronosticó con retórica marcial.

Okada admitió tras la derrota contra Holanda que a su equipo le faltó "morder" y la naturaleza predecible y poco imaginativa de los jugadores japoneses ha sido frecuentemente criticada desde que Hidetoshi Nakata se retiró tras el Mundial de 2006.

El delantero del CSKA Moscú Keisuke Honda quizás ofrece algo de esperanza, pero Okada ha empleado al juagdor de 23 años más como atacante que en el centro del campo, donde podría ser capaz de dictar el juego.

Okada admite que su principal preocupación es la ventaja de altura de los daneses, que es de hasta ocho centímetros por jugador.

"Cómo parar su altura en balones parados y pelotas largas será una de nuestras principales preocupaciones", reveló.

"Debemos asegurarnos de que mantenemos una sólida defensa contra ellos", agregó el preparador nipón.

El delantero danés Nicklas Bendtner, que anotó el tanto del empate en el triunfo por 2-1 ante Camerún, está ansioso por aprovechar sus 193 centímetros de altura para sacar ventaja en balones aéreos.

"Podría ser mucho más difícil que ante Camerún. Tenemos que ganar, por lo que ellos pueden especular con el empate. Pero tenemos algunos puntos a nuestro favor que podemos aprovechar, incluida nuestra altura".

Bendtner, sin embargo, es duda por problemas físico.

El técnico, Morten Olsen, está preocupado por el hecho de que Japón opte por la contención tras escuchar las palabras beligerantes de su técnico.

"Es difícil estos días anotar ante equipos defensivos, pero sabemos lo que tenemos que hacer", dijo Olsen.