Sally Aguayo/ El Guardián
Entre cánticos, plegarias y rezos, Jesús David Herrera García, reportero de policíaca del periódico El Zócalo, fue despedido por su esposa, hijos, amigos y compañeros de su casa editora, y en medio de llanto y angustia fue sepultado en su última morada.
Monclova, Coah.- David Reyes, como se nombraba él, murió el pasado domingo junto con dos colegas de trabajo, Carlos Ballesteros, "El Cone", y Andrés Ramírez,
"Papa Papa", del periódico El Tiempo y La Prensa, cuando acudió a levantar información sobre un choque en la carretera 30.

A sus 42 años, David, quien estaba casado desde hacía 13 años con Domitila Maltos, procreó a dos hijos, Jesús Antonio y Diana Carolina Herrera Maltos, de 13 y cinco años, por quienes día con día trabajaba.

David siempre fue considerado como una persona honesta, recta, de carácter "chachalaco", pero a la vez muy prudente pues ya tenía más de 20 años en el periodismo.

SUS INICIOS

En esta profesión David inició desde muy joven, pasados los 20 años, siempre acompañado de su amigo Ernesto Romero, reportero de El Tiempo.
Ambos eran compadres "en las buenas y en las malas".

A David la vida le había enseñado cómo manejar cada una de las situaciones, pues como se dice "era un viejo lobo de mar", y aunque siempre sabía como reaccionar, la adrenalina se apoderó de él la noche del domingo, cuando murió.

Compañeros allegados a David, afirmaron que se encontraba dentro de su casa editora, cuando, vía radio, escuchó que había un choque con lesionados en la carretera 30, y ni tardo ni perezoso puso pies "en polvorosa" para cumplir con su deber.

"Escuchó el reporte y se fue, dijo, `voy a un accidente en la carretera 30, al rato vuelvo', sólo que a diferencia de muchas otras ocasiones, está vez
David ya no regresó..

"Estamos consternados, nadie se imagina nunca nada malo. Ellos siempre están en riesgo, esa es su chamba, a ellos les gusta, y aunque todos lamentamos su pérdida sabemos que él está bien, porque pasó a mejor vida", dijo uno de sus compañeros de trabajo.

Y así, reporteros, fotógrafos, policías ministeriales, personal de reparto de su empresa, y compañeros de otros medios de comunicación acompañaron a David Herrera hasta el campo santo donde sería su última morada.

Andrés Ramírez y David Herrera (de rojo y azul) fueron enterrados ayer.

Sus vidas
Carlos Antonio Ballesteros Villarreal
* Laboró para los periódicos El Tiempo y La Prensa.
* Siempre se mostró alegre, cordial y leal. Presumía de tener muchos amigos.
* Una de las prioridades en su vida era su madre, a la que apapachaba y cuidaba en todo momento.

Andrés Ramírez Reyes
* Fue padre por primera ocasión el sábado pasado, un día antes de que ocurriera la tragedia que cobró su vida.
* Trabajó en los periódicos La Voz, El Tiempo y la Prensa desde que tenía 20 años.
* El joven gustaba de trabajar en la sección policiaca; era adicto a la adrenalina.

David Herrera García
* Era uno de los más veteranos del grupo. Tenía por lo menos 20 años como periodista.
* Laboró para el periódico El Zócalo, donde algunos compañeros lo veían como un padre.
* Tenía dos hijos, y por ellos se entregabaen cuerpo y alma a su trabajo.

SUS VIDAS

Para no contagiar a su mamá de preocupaciones, le sonreía siempre, le contaba maravillas de su empleo y siempre le decía `mamá ahorita regreso', pero simplemente la noche del domingo más triste de nuestras vidas nunca regresó".
Caty, hermana de Carlos Ballesteros.

Siempre lo vamos a recordar, hay un lugar en cada uno de nuestros corazones, que nosotros como amigos y compañeros de él siempre vamos a tener reservado, y aunque su partida nos duela sabemos que estará siempre con nosotros".
Chío de Jesús, compañera de Andrés Ramírez.

Se me fue uno y me llegó otro, tengo mucho miedo de que mi hijo crezca sin su padre, si apenas lo conoció; no tuvo oportunidad de cargarlo ni cantarle una canción de cuna".
Patricia Campos, viuda de Andrés.

Él siempre me vio como si fuera su padre y yo siempre lo vi como si él fuera mi hijo, siempre con respeto y con ese amor que a pocas personas se tiene, lo vamos a extrañar".
Tomas Herrera, compañero de David Herrera.

Estamos consternados nadie se imagina nunca nada malo, ellos siempre están en riesgo, esa es su chamba, a ellos les gusta, y aunque todos lamentamos su pérdida, sabemos que él está bien, porque pasó a mejor vida".
Compañero de David Herrera.