Joaquín Sabina<br>Foto: El Universal
El español está nervioso ante el arranque de su nueva gira Vinagre y rosas
El cantautor Joaquín Sabina ha confesado que sesiente como "en el corredor de la muerte" a sólo un día de comenzar sunueva gira, Vinagre y Rosas, que le llevará a más de un centenar de escenarios de España e Iberoamérica,Los días anteriores al arranque de una gira "son de nervios y me gustaque sea así" y antes de salir al escenario "me siento como los toreros,luego cuando sale el toro se te quita el miedo", señaló Sabina, en unarueda de prensa en la ciudad española de Salamanca (noroeste), dondemañana comienza su periplo.

No habrá proyecciones, "ni colorines, ni bolas" en el escenario,porque en esta ocasión "las protagonistas de la gira van a ser lascanciones", apuntó.

Sabina aseguró que, con 60 años ya le apetece "más hacer teatritos y pequeños clubes", por lo que Vinagre y rosas será la última oportunidad de verle en grandes conciertos.

Los espectáculos en plazas de toros o estadios "se convierten en unaespecie de gran misa pagana", explicó, por lo que cuando acabe este añode gira apostará por pequeños encuentros con el público "donde sepueden apreciar los matices" de las composiciones.

El músico también habló sobre la colaboración en Vinagre y Rosas con el grupo Pereza y señaló que de no ser ella le habría salido un disco "tristón y literariamente denso", por lo que buscó en Pereza el "lado chulo, roquero de barrio".