Fabián W. Waintal c
John Gavin Malkovich nació el 9 de diciembre de 1953 en Illinois, EU.
Y desde su madurez, tampoco está seguro de haber tomado el mejor camino cuando el destino lo empujó hacia la actuación.

"Había trabajado como pintor, vendedor, chofer y todavía me pregunto lo que hubiera sido de mi si no fuera por la actuación", reflexiona, "es maravilloso que me paguen por pretender ser otra persona".

El teatro fue la verdadera escuela de Malkovich, cuando dejó los estudios para sumarse a la compañía Steppenwolf Theatre de Chicago.

Pero enseguida ganó un premio Emmy por la versión para televisión de la producción de Broadway "Death of a Salesman". Y aunque en cine ya había aparecido como extra en la película de Rober Altman "A Wedding", Malkovich entró a Hollywood con el pie derecho cuando lo nominaron al Oscar como Mejor Actor de Reparto por su primer trabajo, con la película "Places in the Heart".

Sólo John Malkovich puede filmar más de 10 películas en apenas dos años, sin sufrir en el intento. En las independientes "Kill The Poor" y "Juno" apenas si aparece como productor; pero en 2006 también interpretó al profesor Sandiford de "Art School Confidencial", el artista austriaco Gustav Klimt en "Klimt"; un cura en el cortometraje "The Call" y también el rol de Galbatorix en "Eragon".

Este año, en Estados Unidos ya había estrenado las películas "Gardens of the Night"; "Drunkboat", "In Transit", antes de la nueva "Beowulf", aunque en Sudáfrica está por lanzar la película "Disgrace", sobre un profesor de Cape Town, mientras filma con Angelina Jolie y Clint Eastwood la nueva película "The Changeling". Y en medio de tanto trabajo, tuvimos bastante suerte en entrevistarlo al menos por media hora, en el Hotel Four Seasons de Beverly Hills.

-¿Es cierto que al principio de su carrera, el jefe del departamento de teatro en la Universidad del Estado de Illinois le había dicho que usted jamás iba a tener una carrera como actor?-

"Es cierto. No sé si fue en la Universidad de Illinois State o Eastern Illnois donde había ido primero. Pero así pasó. Supongo que él pensaba que yo no iba a tener una carrera en... (riendo) el mundo del espectáculo".

-¿Tal vez llegó al lugar que hoy ocupa para demostrarle lo contrario? ¿Qué lo llevó a decidirse por la actuación por encima de otra carrera?-

"Nunca fue una decisión realmente. Hace poco fui a cenar con Paul Bowles, un escritor norteamericano que vive en Marruecos. Y cuando le pregunté cómo había decidido irse tan lejos, sin querer volver, me miró y dijo `Todavía lo estoy pensando'. (Se ríe) Yo pienso un poco así. Es algo que se dio. Nunca lo analicé demasiado, no me lo cuestioné porque me gustaba lo que estaba haciendo. Tampoco quiero decir que pensaba que fuera bueno en lo mío, siempre me gustó el trabajo y las oportunidades que tuve. (La actuación) resultó algo que ha continuado mientras continúa o mientras yo me sienta con ganas de trabajar. Si alguna vez desaparece, tal vez ya no lo haga más".

En la época en que surgió a la fama como el fotógrafo de guerra en "The Killing Fields", entre 1982 y 1988, John Malkovich estuvo casado con la menos conocida actriz Glenne Headly (Tess Trueheart en "Dick Tracy").

Enseguida, después del divorcio oficial, en 1988, él también revivió la ficción de "Dangerous Liaisons" con un verdadero romance con Michelle Pfeiffer. Y tampoco tardó demasiado en recuperar la fidelidad, casándose con la misma asistente de dirección Nicoletta Peyran que había conocido en la película "The Sheltering Sky". Juntos tuvieron dos hijos, Amandine (17) y Lorwy (15), sus más cercanos admiradores.

-Para filmar la película "Beowulf" escanearon literalmente todo su cuerpo y su imagen hoy está guardada en una computadora. ¿Cree que dentro de 100 años alguien pueda filmar una película diferente manipulando aquellas mismas imágenes de la computadora, sin su participación? ¿Le preocupa que pase algo así?-

"Pueden hacerlo hoy mismo. La gente hace una película conmigo cada día".
-¿Se refiere a las fantasías de la gente como la película "Being John Malkovich"?-

"No, no, literalmente quiero decir. Yo estoy en el teléfono de alguien, todos los días".

-¿Por los "ringtones" o algún teléfono que suena con su voz?-
"No, las personas en general, constantemente usan el teléfono celular para sacarme fotos. Todos estamos siendo fotografiados y figuramos en ese tipo de películas sin nuestro permiso o sin cobrar un centavo. Así que eso ya existe. Quiero decir que esa vaca ya se escapó del establo y no hay nada que podamos hacer al respecto".

-¿Le molesta?-

"Bueno, yo mismo empecé una serie aparte en mi teléfono portátil, sacándole fotos a la gente que me saca fotos a mí (ríe), tomando contacto con la vida diaria".

-Aclaremos un poco: ¿Quiere decir que si un admirador se le acerca para sacarle una foto, usted enseguida le saca otra a él?-
"Tal cual".

-¿Y no llama la atención? ¿No le preguntan qué está haciendo?-
"Se quedan horrorizados, porque yo voy y (toma su teléfono y nos lo pone a milímetros de nuestra propia nariz, simulando que nos saca una foto a muy corta distancia). Y cuando escuchan el `click' no le gusta a nadie. (riendo) Es muy curioso".

-¿Cuántas fotos tiene entonces? ¿Piensa editarlas en alguna película o para un documental?-

"Debo tener más de 100. Pero soy muy malo como fotógrafo y espero que al menos ellos saquen mejores fotos que las que yo les saco. Pero el punto es que ese mundo existe. Ya estamos en la película de otras personas".

-Pero la gente no hace ninguna animación con su imagen...-

"Estoy seguro que lo hacen, aunque nunca me fijé porque no soy demasiado curioso, pero igual pueden hacer lo que quieran conmigo. Escuchan mis conversaciones cuando estoy en un restaurante o le avisan a alguien si estoy comprando cigarrillos o si simplemente estoy parado haciendo una llamada de teléfono".

-¿Digamos que no disfruta con su propia imagen pública?-

"No lo pienso de esa forma, porque no hay nada que pueda hacer al respecto. Quiero decir que de todas formas, igual todos estamos bajo la lupa del ojo público. En promedio, creo que en Londres, una persona es filmada 100 veces al día, si no me equivoco, porque hay cámaras de seguridad por todos los rincones".

Basada en un viejo poema británico, la película "Beowulf" aprovecha la más moderna tecnología para capturar la verdadera actuación de John Malkovich, Anthony Hopkins y Angelina Jolie, para transformarlos en tridimensionales dibujos animados.

El mismo sistema ya se había utilizado por el director Robert Zemeckis, en la película "El Expreso Polar", con Tom Hanks: Con la nueva técnica llamada "Captura de Interpretación" o "Performance Capture", visten a los actores con trajes especiales y unos pequeños sensores calcan cada movimiento en una imagen computarizada que después es manipulada dentro de otros escenarios tridimensionales.

La historia en particular es perfecta, porque "Beowulf" es realmente un antiguo cuento británico sobre un héroe vikingo que se convierte en rey después de salvar a un pueblo de los monstruos del lugar.

Lo curioso es que la misma técnica además permite cambiar el cuerpo de un actor, aunque mantiene la actuación (como hizo Peter Jackson con "King Kong" o Gandalf de "El Señor de los Anillos"). Y gracias a ello, John Malkovich pudo ocupar el rol de tres personajes diferentes, en la misma película "Beowulf".

Además de interpretar a su propio hijo (en la ficción), aparece como un joven o un anciano, sin pasar por una sola sesión de maquillaje, más allá de los milagros de la computación. "Mi personaje es el consejero y viejo amigo del rey", lo describe mejor John Malkovich, "su función en la historia es ayudar a demostrar que Beowulf no es tal cual como dice que es, al menos hasta que se convence de lo contrario".

-¿El proceso con el que capturaron su propia actuación en la animación "Beowulf" es más divertido que la actuación convencional?-

"Modificando un poco la pregunta, el proceso es una actuación convencional. En otras palabras, me ponían unos sensores en menos tiempo del que precisaba maquillarme y después yo actuaba todo el día. Es todo lo que se precisa. A veces, necesitaban ajustar sus pequeñas máquinas, pero no llevaba más de un minuto o 30 segundos. Así que uno sólo actúa, todo el día".

-¿Significa que en este estilo de cine, personalmente no hace nada diferente de lo que haría cuando lo filman naturalmente con una cámara normal?-

"Hay más libertad, porque la toma no existe (dentro de un cuadro determinado) y si quiero moverme para allá en vez de más acá, te lo agradecen. Claro que preferirían que no te les pongas en el camino, pero no les importa demasiado porque todo se puede ajustar después en una computadora, con la información que tienen. No se precisa que uno tenga que hacer exactamente lo mismo, no te limitan a un solo cuadro porque capturan la actuación con 200 computadoras. Por eso, uno cuenta con toda la libertad que se tiene en el ensayo de una obra de teatro".

-¿La novedad tecnológica de esta filmación fue la razón que lo atrajo a filmar una película como "Beowulf"?-

"En parte tuvo que ver, porque es algo que me pareció muy interesante y puede ser terriblemente útil para otros proyectos, una vez que los costos sean menores".

-¿Por ejemplo le gustaría dirigir una película donde pueda emplear el mismo sistema de capturar la actuación en una producción animada?-

"Seguro, sí. Con nuestra compañía habíamos filmado la película `Ghost World', que estaba basada en una revista de historietas, un cómic que después llevamos al cine, tratando de conservar ciertos elementos que tuvieran el gusto gráfico del libro de historietas. Y con este proceso no hubiéramos necesitado aquellos pasos. Claro que tampoco uno quiere gastar 200 millones de dólares. Ahora está por salir la película `Juno' que también yo había producido y aunque no hubiera servido este estilo, probablemente hubiese sido perfecto cuando filmamos hace un par de años `Art School Confidential', porque estaba basada en una novela gráfica".

-Angelina Jolie fue la que más elogió su trabajo en la película "Beowulf"...-
"Sí, pero creo que todo lo que vio de la película fueron 50 minutos. Igual estamos filmando una nueva película juntos, `The Changeling', con la dirección de Clint Eastwood".

-Con Clint Eastwood también había trabajado antes cuando usted fue nominado al Oscar por segunda vez con la película "In The Line of Fire" ¿Se nota una gran diferencia entre el rodaje de una película animada como "Beowulf" y la dirección de Clint Eastwood que no le gusta para nada la nueva tecnología?-
"Sí, digamos que él es bastante económico (sonríe)".

-La primera vez que trabajaron juntos, ninguno de los dos había trabajado antes como director. ¿Se nota la diferencia?-

"Clint es muy constante. No me parece que haya una gran diferencia en la forma en que maneja la actuación y la dirección. Él siempre fue autoritario, económico, amable, gentil y tiene un muy buen sentido del humor detrás de su forma de ser tan tímida. A mí siempre me cayó bien. Y es la misma persona en ambos trabajos. Mucha gente que dirige, trabajan desde sus propios pánicos y ansiedades, proyectando lo suyo en otras personas, pero él tiene mucha más gracia".

-Ultima pregunta: ¿Cómo hizo para filmar más de 10 películas en apenas dos años?-

"Metiéndome en muchísimos aviones. Y la verdad, prefiero no saber la cantidad de millas que he recorrido".

John Malkovich enfrentando a Leonardo Dicaprio como Athos en "El Hombre de la Mascara de Hierro" (1997)

Jonh Malkovich es un refinado empresario francés en la comedia "Johnny English" (2003)

King Galbatorix (John Malkovich) conversando con su súbito, el hechicero Durza (Robert Carlyle) en "Eragon" (2006)

John Malkovich como elimpostor de Stanley Kubrick en "Color Me Kubrick"(2007)

Un hombre interesante

John Malkovich tiene una mirada seductora y muy peculiar.

* En cuanto a su vida privada poco se sabe.
* Se ha casado dos veces, una con Glenne Headly y otra más reciente con Nicoletta Peyran.
* Tiene dos hijos de su primer matrimonio, Amandine y Lowey.
* Nadie ha dicho que sea uno de los hombres más guapos del mundo, pero para sus admiradoras no tiene desperdicio.