Vanguardia/EFE
Granada.- El diestro José Tomás volverá a los ruedos el viernes en Granada tras la grave cogida que sufrió en el cuello el 3 de mayo, que le llevó a perder una cita en Nimes (Francia), y antes de afrontar "con toda la ilusión" su primera cita en Las Ventas después de su reaparición en 2007.
Su apoderado, Salvador Boix, explicó hoy a Efe que la recuperación ha sido "muy satisfactoria", incluso "más buena de lo esperado" tras la cornada que le rompió el músculo esternocleidomastoideo y que le mantuvo varios días ingresado.

Tras varios días de rehabilitación, el torero madrileño tiene "muchísimas ganas" de volver a la Monumental de Frascuelo granadina, cuya puerta grande ha ganado en repetidas ocasiones y donde se siente "muy a gusto", según su apoderado.

Para José Tomás, su esperado regreso al coso granadino supone volver a "una de sus plazas mágicas", por lo que se encuentra "muy ilusionado con la corrida, con el cartel y con el recibimiento del público, que va a ser magnífico", como anticipa el que se haya colgado el cartel de "no hay billetes" para el viernes.

En su última actuación en la plaza de Granada, en mayo de 2002, cortó dos orejas a su primer toro, el mismo que le impidió atravesar la puerta grande al golpearle y causarle un hematoma en el hemitórax izquierdo, fisura e insuficiencia respiratoria.

Ante su esperado regreso a Madrid, Tomás se siente "lleno de responsabilidad y con toda la ilusión para que las cosas salgan", manifestó Boix.

Aunque el torero sabe lo que supone volver a la primera plaza del mundo, con una afición "tan especial como la de Madrid", la asume "como una tarde más, porque para José Tomás cada tarde es un reto".