Alberto Morales / El Universal
Villahermosa, Tabasco.- -El Ejército mexicano construye un albergue con capacidad para 4 mil personas frente a la Ciudad Deportiva de esta localidad. El objetivo es concentrar a todos los damnificados por las inundaciones y proporcionarles un mejor lugar donde vivir en la fase final de la reconstrucción.
Los albergues del parque de béisbol Centenario 27 de Febrero y de la colonia Atasta, a cargo de la Marina y del Ejército, respectivamente, continuarán funcionando.

Este nuevo albergue cuenta con cientos de carpas con capacidad para entre ocho y 10 personas, donadas por los gobiernos de Japón, Estados Unidos y España. Se han instalado 165 baños portátiles donados por las empresas Samsur y Sanirent. Contará con cabinas telefónicas e internet.

Para este trabajo, el Ejército destinó a 100 elementos de tropa; la limpieza y el aplanado del terreno fue encargado a empresas privadas. Esta pequeña ciudad de tiendas de campaña blancas se levanta en un terreno de 30 mil metros cuadrados, donde se dispusieron decenas de lavaderos por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol); habrá una cocina comunitaria, servicio médico y vigilancia las 24 horas del día.

Con voz de mando, el general José de Jesús Jiménez ordena que se bajen las tarimas de madera de las camionetas y que comiencen a instalarlas para completar el piso de las tiendas de campaña.

"El general dijo que de atrás para adelante", señala un cabo y la orden se cumple de inmediato. El general es el coordinador de los albergues administrados por el Ejército en Villahermosa.

Aunque en la capital ya no se registran colonias anegadas por las aguas, muchos de los damnificados han decidido permanecer en estos alojamientos, algunos porque perdieron todas sus pertenencias y otros por el temor a una nueva inundación.

Lo anterior, debido al tapón de tierra que está en las presas Peñitas y Malpaso, que desde el 4 de noviembre pasado sepultó la comunidad de Juan de Grijalva, en Chiapas, e impide el libre cauce del agua del río Grijalva.

Las autoridades estatales y los monitoreos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) han señalado que los niveles de las presas se encuentran por debajo de sus cuotas máximas, pero la rumorología dice que al desfogar el agua, la ciudad "se irá otra vez al agua".

Regresarán escuelas a su vocación

El nuevo albergue quedará listo para mediados de semana y con ello se podrán desocupar las 14 escuelas que todavía dan alojamiento a los afectados por la creciente de los ríos Grijalva y Carrizal, señalaron.

Las secretarías de Protección Civil y de Educación Pública en la entidad serán las encargadas de determinar la fecha en la que las 14 escuelas volverán a prestar sus servicios como inmuebles destinados a la enseñanza.

Con la inundación que inició el 27 de octubre, más de 2 mil escuelas resultaron afectadas y muchos de estos edificios fueron acondicionados como albergues. El 5 de noviembre, la Secretaría de Educación de Tabasco determinó el reinicio de clases donde "las condiciones lo permitieran".

Ayer, la capital del estado vivió una jornada de aparente calma. No se registraron bloqueos ni protestas por parte de los damnificados que reclaman ayuda del gobierno federal para la compra de enseres doméstico y por el contrario, muchos pasaron el día en compañía de su familia.

El jueves y viernes de la semana pasada, decenas de damnificados de las colonias Las Gaviotas y La Manga bloquearon las carreteras y las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), para denunciar que han sido objeto de exclusión y desinformación sobre el programa de vales para reposición de enseres domésticos.

Los inconformes exigían celeridad en los trámites para la entrega del subsidio por 10 mil pesos, otorgado por el gobierno federal a los damnificados para intercambiarlos en diversos comercios.

El momento más candente fue el sábado pasado, cuando por la madrugada agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, de la Procuraduría de Justicia local y de la Policía Federal Preventiva liberaron los bloqueos en Las Gaviotas, en el periférico Carlos Pellicer y en la colonia José María Pino Suárez con saldo de siete detenidos.