Briatore reclama a la FIA una indemnización de al menos un millón de euros por el prejuicio sufrido al haber sido apartado el pasado 21 de septiembre de por vida de la Fórmula Uno, al considerar que había provocado voluntariamente un accidente de su piloto Nelson Piquet durante el Gran Premio de Singapur de 2008.
París, Francia.- El Tribunal de Gran Instancia de París desvelará el próximo 5 de enero la sentencia en la denuncia interpuesta por el ex patrón de Renault Flavio Briatore contra la Federación Internacional del Automovil (FIA) por su exclusión de por vida del Mundial de Fórmula Uno.

En ausencia de Briatore, los jueces franceses escucharon hoy a los abogados de ambas partes y dejaron el caso visto para sentencia.

Briatore reclama a la FIA una indemnización de al menos un millón de euros por el prejuicio sufrido al haber sido apartado el pasado 21 de septiembre de por vida de la Fórmula Uno, al considerar que había provocado voluntariamente un accidente de su piloto Nelson Piquet durante el Gran Premio de Singapur de 2008.

Por su parte, el ex director técnico de Renault, Pat Symonds, que fue sancionado con cinco años de suspensión de la competición, reclamó ante el Tribunal 500.000 euros.

Briatore y Symonds reclaman, además, que se anulen las sanciones impuestas por el Consejo Mundial del Automóvil, máximo organismo de la FIA.

"Mi cliente persigue recuperar su libertad", aseguró el abogado de Briatore, Philippe Ouakrat.

La línea de defensa del ex patrón de Renault defiende que no preparó voluntariamente el accidente de Piquet.

Además, el abogado aseguró que la ausencia de límite en la sanción impuesta es contraria a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En tercer lugar, la defensa de Briatore asegura que no es legal basar una sanción en un testimonio anónimo porque priva de los legítimos derechos de defensa a los acusados.

El ex responsable de Renault considera, además, que la FIA no tenía el poder de imponer esa sanción y que ésta fue el fruto de un pacto al que llegó el ex presidente de la Federación Max Mosley con el resto de los miembros del Consejo Mundial.

El letrado de Briatore presentó como prueba las declaraciones a la prensa de un vicepresidente de la FIA que aseguró que la sanción había sido el resultado de negociaciones previas a la reunión del Consejo Mundial.

Con todo eso, el abogado espera que se anule la sanción impuesta a su cliente y que se le conceda una indemnización.

Briatore fue sancionado por haber obligado a Piquet a estrellarse voluntariamente contra un uro en la vuelta 14 del Gran Premio de Singapur el 28 de septiembre de 2008.

Ese accidente provocó la salida del coche de emergencia, lo que contribuyó a la victoria en la carrera del otro piloto de Renault, el español Fernando Alonso.

El piloto español había repostado poco antes del accidente, por lo que salió beneficiado del parón en la carrera, en detrimento sobre todo del brasileño Felipe Massa (Ferrari), que encabezaba la prueba en ese momento.

El piloto brasileño, apremiado por los nervios, no acabó aquel Gran Premio por culpa de un mal repostaje, mientras que su principal rival para la victoria final en el Mundial, el británico Lewis Hamilton(McLaren), acabó subido al podio

Hamilton acabó apuntándose ese Mundial con un punto de ventaja sobre Massa, por lo que muchos observadores consideran que aquel incidente, además de beneficiar a Alonso, pudo haber privado a Massa del título mundial.