Notimex
Londres.- El primer ministro británico, Gordon Brown, justificó hoy, en medio de fuertes criticas de la oposición, su negativa de convocar a elecciones legislativas antes de 2010 y afirmó que su prioridad ahora es trabajar por el futuro del país.
En una entrevista con la BBC de Londres, Brown dijo que no está obligado a convocar elecciones anticipadas y aunque reconoció que consideró esa posibilidad, la prioridad ahora de su gobierno es trabajar por el futuro del país.

"Lo importante es que nos ocupemos de aportar cambios en este país porque la gente quiere un cambio y yo respondo a esa demanda", aseguró el jefe de gobierno británico, quien la víspera confirmó que no habría comicios legislativos antes de dos años.

"Es improbable que tengamos elecciones este año, sean cuales sean las fechas que se sugieran", declaró el sábado Brown sobre las crecientes versiones de que convocaría a los comicios a fines de este año o en los primeros seis meses de 2008.

El gobernante insistió en sus declaraciones de este domingo en que no habrá elecciones, 'tengo una visión de cambio en el Reino Unido y quiero mostrar a los ciudadanos cómo lo estamos llevando a cabo en el gobierno", subrayó.

Destacó que durante los últimos meses su gobierno ha tenido que lidiar con varias crisis, como las de fiebre aftosa, el terrorismo, las inundaciones y algunos problemas financieros, que son lo que lo ocupan.

El primer ministro laborista dijo a la cadena británica informativa que siempre restó importancia a las versiones de comicios anticipados.

Aseguró que no hubo influencia alguna en su decisión y se mostró confiando en que el Partido Laborista se proclamará ganador sean cuando sean las elecciones, ya sea ahora en unas semanas, o meses.

Sin embargo analistas aseguran que Brown desistió de sus intención de convocar a elecciones por la difusión de unos sondeos de opinión de que los laboristas perderían los comicios.

Encuestas de opinión realizadas en días pasados revelaron que el Partido Laborista perdería frente a la oposición con una ventaja de más del 10 por ciento, lo que llevaría Brown a renunciar y a convertirse en el primer ministro británico con el mandato más corto.

El principal líder de la oposición, David Cameron, acusó este domingo a Brown de haber demostrado "gran debilidad e indecisión" y afirmó que no convoca a elecciones porque piensa que existe el riesgo de perderlas.

"Ha tratado de una forma manipuladora de allanar el camino hacia unas elecciones generales y ahora ha tenido que echarse para atrás de esta forma humillante", expresó Cameron, respecto a la decisión de Brown.

Las declaraciones del líder "tory" se sumaron a las hechas en el mismo sentido este domingo por los principales diarios británicos que publicaron duras críticas e incluso lo tildaron de 'cobarde' y de no ser firme en sus decisiones.