Berlín.- En la edición de la revista "Celebrity", la actriz, de 22 años, confiesa que lo primero que hace nada más levantarse es "hacer café, comerme unas tostadas y mirarme en el espejo".
Asimismo, desmiente por enésima vez los rumores que vinculan su acusada delgadez con un desorden de orden alimenticio.

"Quiero dejar muy claro que no padezco ni anorexia ni bulimia ni nada de lo que me atribuye la prensa inglesa. No he hecho una dieta en mi vida. Las odio", sostiene la intérprete.