Kelly Osbourne, Ozzy, Chicago, Cambride Theatre,
La cantante Kelly Osbourne, hija del rockero Ozzy, afirmó que se siente bien y demostrará su talento hoy cuando inicie su temporada en el musical "Chicago" en el Cambridge Theatre de la capital británica.
"Esta es mi oportunidad para demostrar que tengo talento. Soy hija de Ozzy y Sharon, pero soy algo más que eso, puedo alcanzar cosas propias", puntualizó al diario británico "Daily Mirrow".

Osbourne, de 22 años, será la intérprete más joven que personificará el papel de "Mama Morton" por siete semanas y, además, su actuación en "Chicago" marcará el debut de la cantante en el terreno teatral de Londres.

Según los productores de la puesta en escena, ella será la intérprete más joven que personificará a la jefa de la prisión conocida como "Mama Morton", desde que se montó la obra en 1997 y estará del 10 de septiembre al 27 de octubre.

La cantante lanzó en 2002 su álbum debut "Shut up!", en el que incluyó un cover de la canción popularizada por Madonna "Papa don't preach", el cual se ubicó en el número uno de la lista
"Billboard", pero no despertó mucho interés.

Fue contratada por el sello Sanctuary Records y grabó un dueto con su padre Ozzy de la canción de Black Sabbath "Changes". El tema fue número uno en las listas del Reino Unido, el primero para Ozzy y Kelly, por lo que "Shut up!" fue relanzado incluyendo este dueto.

"Chicago" es un musical interpretado por primera vez en 1975 en Nueva York y duró dos años en cartelera. Está basado en la obra homónima de Maurine Dallas Watkins, el guión es de Bob
Fosse y Fred Ebb, con música de John Kander y letras de Fred Ebb.

La exploración musical de asesinatos, avaricia, corrupción, violencia, explotación, adulterio y traición, se narran con el estilo y la música, en un espectáculo que satiriza el sistema de justicia, y las celebridades.