Notimex
Orchard Park.- La hermandad que existe en el futbol americano se puso de manifiesto, en este caso con el ala cerrada de Bills, Kevin Everett, quien sufrió una grave lesión en la espina dorsal el pasado domingo.
Everett fue operado de emergencia, pero el pronóstico del médico es poco alentador, ya que son mínimas las probabilidades de que el jugador recupere la movilidad total del cuerpo.

En apoyo a su compañero de equipo, Matt Murphy, también ala cerrada de Búfalo acudió al Millard Fillmore Gates Hospital, para estar con su amigo en estos momentos difíciles.

"Es muy duro verlo así, más cuando sabes que es un atleta, grande y fuerte, no puedo creer que está en esa cama, pero lo conozco, sé que es un luchador, que hará todo para recuperarse y nosotros estaremos con él en todo lo que sea necesario".

A pesar de que Everett no pudo hablar con su coequipero, sí pudo escuchar todo lo que dijo durante el tiempo que permaneció a su lado en el cuarto del hospital: "Los médicos me dijeron que sí puede escucharnos, así que yo le dije cuánto lo amamos, que estamos todos preocupados por él, que puede superar todo esto, porque es un gran hombre, que nunca se da por vencido y que todo el tiempo va hacia adelante".

El corredor Anthony Thomas, también acudió para estar con su compañero y se espera que en el transcurso del día se presenten más jugadores, entrenadores y directivos para apoyar a Everett.