Regling es desde hoy consejero delegado de la nueva Facilidad Europea de Estabilidad Financiera, que forma parte del mecanismo global de estabilización del euro, acordado en mayo para evitar el contagio de la crisis de la deuda griega.
Bruselas, Bélgica.- El economista alemán Klaus Regling, con amplia trayectoria en instituciones como el FMI o la Comisión Europea, ocupó hoy su puesto al frente del fondo europeo de rescate, para el que fue elegido por los gobiernos del euro hace un mes.

Regling es desde hoy consejero delegado de la nueva Facilidad Europea de Estabilidad Financiera, que forma parte del mecanismo global de estabilización del euro, acordado en mayo para evitar el contagio de la crisis de la deuda griega.

"La Facilidad Europea de Estabilidad Financiera es una parte integral del marco para salvaguardar la estabilidad financiera en Europa. Es importante que tengamos la capacidad financiera y técnica para hacer nuestro trabajo, si fuera necesario, y yo estoy poniendo esto en marcha", indicó Regling, en un comunicado enviado hoy a la prensa.

El cometido de esta sociedad, con sede en Luxemburgo, es captar dinero barato del mercado, mediante la emisión de deuda garantizada por los socios accionistas (los propios Estados del euro), para prestarlo a su vez a los países que no puedan financiarse normalmente, como le ha sucedido a Grecia, que ya está siendo ayudada aunque por otra vía.

La facilidad será capaz de lanzar bonos garantizados por Estados de la zona euro por valor de hasta 440.000 millones, del total de 750.000 millones del mecanismo de estabilización, para socorrer a socios en dificultades.

No obstante, la ayuda estará sujeta a estrictas condiciones impuestas por parte de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como a la aprobación del Eurogrupo.

Además del consejero delegado, la junta que dirigirá la facilidad estará formada por representantes de los dieciséis Estados miembros de la zona euro, incluidos viceministros y secretarios de Estado o directores generales de los departamentos de Finanzas, mientras que el BCE y la Comisión Europea tendrán un observador.

Director general de Economía y Finanzas de la Comisión Europea desde 2001 a 2008, durante los mandatos de los comisarios Pedro Solbes y Joaquín Almunia, Regling también ha ocupado cargos de importancia en el Ministerio alemán de Finanzas, así como en el sector privado.

De momento, la facilidad no ha comenzado a funcionar y el comunicado de hoy explica que el marco legal acordado para la misma "entrará en vigor cuando hayan cumplido sus compromisos respecto a la facilidad al menos cinco Estados miembros, que representen al menos dos tercios del total de 440.000".

"Una vez que los compromisos de garantías alcancen el 90% del total, la facilidad estará autorizada para lanzar bonos en el mercado", añade.