Washington/Moscú/Madrid.- El Kremlin desmintió hoy que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hubiese ofrecido renunciar al escudo antimisiles que Washington quiere desplegar en el este de Europa, como habían informado medios estadounidenses.
La carta enviada por Obama a su homólogo ruso, Dmitri Medvedev, contenía una serie de propuestas y consideraciones sobre diversos asuntos de actualidad, pero no la oferta de suspender el despliegue del escudo, aseguró Natalia Timakova, portavoz de Medvedev, citada por la agencia Interfax.

"The New York Times" afirmaba hoy que la "carta secreta" de Obama ofrecía el fin del controvertido proyecto a cambio de que Moscú ayudara a impedir que Irán obtenga misiles de largo alcance. Estados Unidos no requiere el sistema de defensa si Irán renuncia a la construcción de cabezas nucleares y misiles balísticos, justificaba la misiva entregada hace tres semanas, según el diario.

Timakova explicó que la carta de Obama sólo fue una respuesta a otra previa de Medvedev. El jefe del Kremlin, añadió la portavoz, valoró el tono constructivo de Obama. Rusia espera ahora que su ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, hable sobre el tema este viernes con su homóloga estadounidense, Hillary Clinton.

Desde Madrid, donde se encuentra en visita oficial, Medvedev se mostró hoy dispuesto a negociar sobre el escudo, pero rechazó vincular cualquier acuerdo sobre este asunto a que Moscú interceda para evitar que Irán obtenga misiles de largo alcance.

Medvedev expresó su satisfacción por las "señales positivas" del nuevo gobierno estadounidense, pero manifestó que Moscú no aceptará "regatear" sobre el proyecto.

Si la administración de Barack Obama mostrase "sentido común" y propusiese "un escudo común contra todo tipo de amenazas" y se replantease sus planes de instalar un escudo antimisiles cerca de las fronteras de Rusia, su país estaría dispuesto a negociar, enfatizó Medvedev en una rueda de prensa.

Rusia ya ofreció en varias oportunidades desarrollar un escudo antimisiles conjunto con Estados Unidos para responder a la posible amenaza iraní. Obama y Medvedev se reunirán por primera vez el 2 de abril, durante la cumbre del G20 en Londres.

La supuesta renuncia estadounidense publicada por "The New York Times" ya había sido comentada por Polonia y República Checa, en cuyo territorio está previsto el despliegue del escudo.

Un representante del gobierno polaco señaló que la renuncia era una "mala noticia". Con ello se pierde una oportunidad de reforzar la cooperación polaco-estadounidense, dijo Wladyslaw Stasiak a una radio polaca. El funcionario también reclamó una "toma de postura clara" al gobierno de Estados Unidos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores checo comentó por su parte con cautela las informaciones. "Nosotros no contamos con informaciones de ese tipo", dijo hoy la portavoz del ministerio, Zuzana Opletalova, a dpa. "Esperaremos a la visita de Obama a Praga (el próximo 5 de abril)".