México.- El actor mexicano Kuno Becker dijo hoy que al protagonizar la obra teatral "The Pillowman", del británico Martin MacDonagh, se enfrenta al reto más difícil de su carrera porque en ella interpreta a una persona con retraso mental.
"Quise hacer esta obra para recuperar mi esencia como actor, acercarme a mi oficio y hacer algo que realmente me llena. Estoy ante un personaje muy interesante, con muchos matices, es un gran reto en mi carrera", dijo hoy Becker en conferencia de prensa.

El actor explicó que además se arriesga como coproductor de esta puesta en escena, una obra de alto riesgo y complejidad que está fuera del teatro tradicional, opinó.

"Cuando encontramos esta obra, Daniel (Gómez, coproductor) y yo pensamos en traerla a México con la intención de hacer algo inolvidable, con esencia, no tradicional, una obra alternativa, en la que el espectador esté atento durante toda la puesta", anotó.

Sobre su personaje, Becker indicó que "los cuatro protagonistas están llenos de vida y complejidad", y agregó que el suyo "tiene un problema mental, es un personaje de capacidades especiales que ve la vida diferente a la nuestra, está fuera de la realidad y, por lo tanto, es un gran reto".

El resto del elenco de "The Pillowman" lo conforman los mexicanos Alejandro Calva, Jorge Zárate, Lorena Glinz y José Carlos Montes.

La obra, que se ha presentado en Londres, Nueva York, Roma, Toronto y Nueva Zelanda, se estrenará el 29 de noviembre en el Foro Scotianbanck de Ciudad de México, donde sólo tendrá una temporada de diez semanas.

"The Pillowman" cuenta la historia de un joven escritor acusado de varios crímenes que coinciden con la mayoría de sus historias.

Kuno Becker, de 29 años, inició su carrera en 1996 en la telenovela "Te sigo amando", en 2003 probó suerte en el cine con la película "La hija del caníbal", donde compartió créditos con la argentina Cecilia Roth.

Desde entonces el actor mexicano ha participado en cintas como "Imagining Argentina" (2003), de Christopher Hampton; "English as a Second Language" (2005), del estadounidense Dexter Delara, y la trilogía "Goal", de diversos directores, como el inglés Danny Cannon.