Notimex
México.- Enclavado en las montañas selváticas de San Luis Potosí, existe un lugar surrealista, una obra de arte "tridimensional", que fue creada por un excéntrico ser, cuya historia es rescatada en el libro "Edward James y Las Pozas. Un sueño surrealista en la selva mexicana", de la escritora británica Margaret Hooks.
Creada en la década de los 80, la pieza de concreto, mezclada entre la maleza de la selva fue parte del sueño de James, quien compartió amistad con personajes como Salvador Dalí, Man Ray y Leonora Carrington, entre otros.

En entrevista hoy con Notimex realizada a próposito de la aparición de su libro en español, bajo el sello Turner, Hooks explicó que su primer contacto con ese excéntrico y millonario sujeto que se convirtió en mecenas de los surrealistas, fue a través de los comentarios que despertó cuando comenzó el sueño de crear Las Pozas.

"Estando en México -dijo- y trabajando como corresponsal extranjera en los ochenta, todo mundo hablaba de un inglés loco que estaba haciendo unas cosas raras en la Huasteca Mexicana, al escucharlo decidí ir a verlo".

Lo que la autora vio y la sensación que vivió en ese lugar, se convirtió en una experiencia irrepetible que la llevaron a interesarse más por el personaje que habia creado ese sitio, "en 1987 fui a Xilitla, nunca fui con una idea de lo que iba a ver, me cayó de sorpresa ver ese lugar tan único".

Las Pozas, es la obra maestra de James, donde condensa toda su experiencia al lado del grupo de los surrealistas, una camada de talentos que voltearon su mirada a México, enfocándolo como uno de los principales inspiradores de su arte.

Al mismo tiempo, Hooks se maravilló del creador del edén selvático, pues "fue un hombre que hizo cosas increíbles con su vida, muy excéntrico, muy surrealista con su forma de vivir, nada conformista, llegué a él a través de su arte".

Nacido en el lujo de la alta aristocracia inglesa, cuyo padre fue figura principal de la dinastía industrial norteamericana de los Phelps-Dogde, y su madre una aristócrata que se decía era hija del rey Eduardo VII; James heredó una enorme fortuna y la dilapidó con su estilo de vida ostentoso y en aventuras artísticas.

Formó una importante colección de arte surrealista, pues fue mecenas de Salvador Dalí, René Magritte y Leonora Carrington, entre otros. Financió y colaboró con el "Sueño de Venus", de Dalí, y fue el inspirador del Lobster Telephone (Teléfono Langosta), así como de la famosa pintura de Magritte La reproducción prohibida.

En su juventud publicó muchos volúmenes de poesía y escribió una extraña y exitosa novela, "The Gardener Who Saw God" (El jardinero que vio a Dios), además comenzó a crear espacios incongruentes en sus habitaciones en Oxford, pero no se lo permitieron cuando intentó hacer lo mismo en la gran mansión familiar, West Dean.

Esta inquietud por crear espacios, lo llevó a internerse en la selva potosina y crear el jardín de Las Pozas, compuesto por impresionantes estructuras de cemento de colores que brotan de entre la vegetación.

"Estar en ese lugar -agregó Hooks- es una experiencia, no es como una obra de arte colgada de la pared, es una obra de arte surrealista tridimensional, porque una de las cosas que tenían los surrealistas es queles gustaba mucho crear objetos de arte".

Ejemplo de ello es el Teléfono Langosta, de Dali, donde sustituye el auricular del aparato por una langosta de verdad y cuya pieza fue comisionada por James a Dalí. "Las Pozas es uno más de estos objetos surrealistas, pero tridimensional", agregó la autora.

"A los surrealistas -explicó- les gusta combinar objetos incongruentes, de donde se crea arte, en la obra hay concreto, que es elemento más urbano y la selva es la culminación de la naturaleza, son muy diferentes, ambos son incongruentes".

Estar ahí -dijo- "es una experiencia, hay sonido del agua (de las cascadas) que está siempre ahí, además el sonido de los pájaros y animales, hay olores que evocan las flores, las frutas, se pueden tocar o comerlas y también hay lo estival que son estas estructuras de concreto que van metros y metros en el aire".

Con fotografías de Lourdes Almeida, Avery Danziger, Luis Félix, Gabriel Figueroa Flores, Plutarco Gastélum, Graciela Iturbide, Christopher Rauschenberg, Michael Schuyt y Mariana Yampolsky, entre otros, el tomo de Hooks ofrece un amplio panorama de la obra de James realizada en la selva.

Además realiza un detallado recorrido por la vida del excéntrico James, deteniéndose en los episodios que crearon la mente del locuaz creador que debió llegar a México para concebir lo que sería su más importante obra y aportación al surrealismo.