Redacción/El Guardián
"Ai hijo, pero qué frío estás", fueron las palabras que salieron del fondo del alma de una madre destrozada al perder a su hijo.
Monclova, Coah.- Toda vez que Consuelo, quien perdió la vista, pidió que levantaran el cristal del féretro de su hijo para tocarlo por última vez, ya que no lo podía ver.

El enorme legado de compañerismo y amistad que deja a su partida se vio reflejado en su funeral, al acudir decenas de personas para orar por el eterno descanso de Carlos Antonio Ballesteros Villarreal, quien perdió la vida cuando cubría una nota policiaca a los 28 años.

"El Cone", como lo bautizó Julio Castañeda, amigo de la infancia, fue miembro de una familia sencilla, humilde, pero llena de nobleza y don servicial. Los padres de Carlos, Fernando Ballesteros y Consuelo Villarreal Velasco, hicieron de su hijo una persona sincera, fiel y honesta.

Tuvo como hermanos a Caty, Fernando, Miguel Angel y Elsa Ballesteros, quienes vieron como un tesoro a su hermano por ser único y especial en sus vidas.

El gran amor que le tuvo a su madre lo demostraba diariamente, ya que sin importarle el lugar donde estuvieran, él la besaba, abrazaba y apapachaba diciéndole lo mucho que la amaba.

Amigos, vecinos, compañeros de trabajo abarrotaron la sala de la funeraria donde se oraba por su descanso, tras fallecer de manera instantánea cuando realizaba su trabajo; poco a poco llegaban personas; sus más allegados familiares aseguraron que a muchos no los habían visto antes, pero sabían que estaban ahí para despedirse de quien por mucho tiempo contagio de alegría, optimismo y buena vibra.

Carlos Ballesteros, reportero del periódico El Tiempo, se caracterizaba de sus demás compañeros como alguien que se preocupaba cuando uno de sus amigos necesitaba ayuda, si en sus manos no cabía la posibilidad de sacarlos del apuro, veía la manera en que se solucionara pronto el problema.

"La primera vez que alguien veía a mi hermano ya podía considerarse su amigo, él no distinguía a nadie, para él todos eran iguales, todos eran sus amigos en los que podía confiar", señaló su hermana.

(Con información de El Zócalo)