Dietas hay muchas: de la luna, la de los 13 días, del agua, de las proteínas, de las frutas, de los jugos, etcétera, pero ninguna es ciento por ciento efectiva, ya que aunque a algunas personas les ayuda a bajar de peso, la mayoría de la veces viene un "rebote" y el problema es aún peor.
El Universal
Dietas hay muchas: de la luna, la de los 13 días, del agua, de las proteínas, de las frutas, de los jugos, etcétera, pero ninguna es ciento por ciento efectiva, ya que aunque a algunas personas les ayuda a bajar de peso, la mayoría de la veces viene un "rebote" y el problema es aún peor.
Es por ello que se ha comprobado que hacer dietas no es la solución para bajar de peso, hay que comer para lograr ese objetivo, pero comer balanceadamente.

Rafael Bolio Bermúdez, médico especializado en medicina interna y crítica, se dio a la tarea de investigar este fenómeno y con tan buenos resultados que decidió escribir un libro, con el que han visto maravillosos resultados cientos de personas. Se trata de "Las Dietas Engordan, Comer Adelgaza". A raíz del éxito de ese material escribió uno más que se llama "Qué Hacen los Malditos Flacos Para Estar Flacos".

La vanidad de muchas personas hace que se pongan a dieta, pero es más importante tomar en cuenta que es necesario estar delgados para tener una buena salud.
El doctor Rafael Bolio explicó la investigación que hizo para llegar a la conclusión de que "las dietas engordan comer adelgaza".

"El manejo que yo hago con mis pacientes obesos lo aprendí con lo que se hace con los pacientes en estado crítico. El estudio de obesidad lo empecé en 1980. Los primeros dos años fueron sólo de investigación, no me atreví a tocar a un paciente hasta que no consideré que ya había revisado todo lo que yo consideraba era lo adecuado".

Vivir en México le ha servido al doctor Bolio para analizar desde diversos ángulos el problema de la obesidad, al respecto comenta.

"Analizar el problema de la obesidad en nuestro país es muy interesante, porque tenemos abundancia, carencias, desorden. Lo primero es porque si no hay comida no hay obesidad, lo segundo es porque existe un verdadero problema de desnutrición aunque hay alimentos. Este problema en ocasiones viene desde el vientre, en la infancia (por falta de información de los padres) y en la edad adulta porque se ponen a dieta".

Y agregó: "El obeso mexicano está rodeado de abundancia, pero está desnutrido. Yo fui el primero en descubrir este fenómeno. Hace 20 años no se hablaba de obesidad con desnutrición. De hace cuatro o cinco años ya se reconoce. Decidí manejar a este tipo de obeso de manera diferente a como se hace en otras partes del mundo porque primero quería resolver la desnutrición y después la obesidad, fue así como comenzamos a utilizar técnicas en las que se le daba de comer a la persona obesa. Hace 14 años descubrí que el obeso puede comer y al hacerlo elimina grasa. Esto me llevó a un tercer fenómeno que existe en México que es el desorden. Si existe un paciente desordenado en el mundo es el mexicano".

Modelar la figura

"Actualmente la visión que tengo de la obesidad ya no es la de perder peso y volumen; ahora como hemos perfeccionado la técnica buscamos moldear la figura.

Cuando llega al consultorio una persona con problemas de obesidad tratamos primero la parte más problemática para que antes de que llegue a ser esbelta, tenga un cuerpo estético. Tenemos pacientes que después de haber bajado cinco kilos ya se ven excelentes en ropa interior, lo bonito de este programa es que la gente luce más desnuda que vestida. Lo difícil es que una persona se vea bien en traje de baño porque con ropa puede engañar o esconder varias partes de su cuerpo.

En medicina tenemos tres alternativas: curar, controlar y rehabilitar. Anteriormente lo que se buscaba en la obesidad era control o rehabilitación y un poco que se aceptaran los gordos, pero lo ideal es curarla. En estos momentos estamos logrando 30 por ciento de curación (no vuelven a subir de peso) y empecé con tan sólo 10 por ciento" concluyó.(