LA JORNADA
México, D.F. .- Aunque mantiene la esperanza de sacar adelante al América, el técnico Luis Fernando Tena no le da la espalda a la realidad. Ayer comentó que los dirigentes tienen "derecho para ir hablando con otros técnicos, porque ven que la cosa no funciona".
Por lo pronto, informó (antes de viajar a Pachuca para el duelo de esta noche en la Copa Sudamericana) que el sábado anterior el dirigente "Pedro Portilla me dijo que seguía por tiempo indefinido" al frente del equipo.

"Pero todos sabemos cómo es esto, cómo es el futbol y estamos conscientes de la mala situación", añadió. Por ello, no puede hacer planes más allá del duelo ante los Tuzos.

El Flaco rechazó ponerse algún plazo. Dijo que seguirá luchando "partido a partido, hasta donde llegue. Hasta donde la directiva decida. Pero yo, mientras vea que hay una buena comunicación, una buena relación con los jugadores, voy a seguir luchando. Y un técnico se da cuenta cuando los jugadores creen en él, cuando están con él o cuando están deseando que se vaya".

No repercute lo económico

-¿No pasa por lo económico (no querer renunciar)?

-No, en eso no repercute. Me quede o me vaya, lo económico es igual -aseguró en la conferencia de prensa que ofreció en Coapa.

También rechazó que el equipo vaya de mal en peor. "Desde mi punto de vista estamos mejorando", indicó.

El problema es que algunos jugadores no están en su mejor momento, apuntó (aunque evitó identificarlos), y actúan "muy revolucionados". Recordó que el "exceso de ganas", tratar de "ganar la guerra individualmente" los lleva a perder el orden en la cancha.

Su labor es mejorar el funcionamiento del equipo, pero aunque lo consiga, desde ahora ve difícil que puedan entrar directo a la liguilla por el título. Recordó que Santos y Atlante, rivales de su grupo, están realizando un gran torneo y "es una realidad que es muy difícil alcanzarlos".

La opción que vislumbra para las Aguilas es el repechaje, y su consuelo es que muchos que arribaron así a la liguilla llegaron "hasta arriba".

Pero su siguiente obstáculo es Pachuca, al que no ve como su tabla de salvación. Recordó que se trata del actual campeón de la Copa Sudamericana y del torneo mexicano, por lo que puede ayudarles a resurgir, a darles "la tranquilidad que hoy no tenemos".

En tanto, el delantero Federico Insúa señaló que se encuentran muy contentos con Tena y que un cambio a estas alturas del campeonato "sería volver a empezar".