El País
El organismo asegura que la medida responde a razones de seguridad
La FIFA ha ordenado que en los estadios de Sudáfrica dejen de emitirse repeticiones de las jugadas polémicas que se produzcan en los partidos, después de que ayer no se concediera un gol legal a Inglaterra y se le diera como válido a Argentina uno anotado en fuera de juego. "Una de las instrucciones que les dimos a los responsables del programa de entretenimiento que se ofrece por las pantallas es que se podían repetir jugadas, pero no acciones conflictivas. Lo de ayer fue un error. Seremos más estrictos para que no se repita", ha dicho en rueda de prensa Nicolas Maignot, portavoz del organismo. Según el representante de la FIFA, la prohibición "obedece a razones de seguridad".

Maignot se ha negado a comentar los dos errores arbitrales: "La FIFA no comenta las decisiones de los colegiados". Sobre la introducción de nuevas tecnologías que ayuden a los árbitros a decidir en las jugadas complicadas, ha dicho que el organismo competente para decidir al respecto es la IFAB (Internacional Football Associations Board), "que en mayo pasado se mostró contraria".

Las declaraciones se han producido durante una tensa rueda de prensa, marcada por las preguntas de los periodistas británicos sobre el error cometido ayer por el colegiado uruguayo Jorge Larrionda, que no concedió al inglés Frank Lampard un gol legal que habría supuesto el empate a dos en el choque de octavos contra Alemania (ganaron los alemanes 4-1). En el Argentina-México, que ganó la albiceleste 3-1, el primer tanto anotado por Tévez se produjo en un claro fuera de juego. Todas las personas presentes en el estadio pudieron ver la jugada repetida inmediatamente en las videopantallas, a pesar de lo cual el árbitro italiano Roberto Rosetti concedió el gol.