Guadalajara.- A unas horas de que termine la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, México, los organizadores estimaron hoy que cerca de 600.000 personas visitaron la muestra este año.
El balance se hizo en una rueda de prensa en la que se despidió a Colombia como país invitado de honor y se dio la bienvenida a Italia para la edición del año próximo.

"Es un honor y un placer, pero también una gran responsabilidad. Es un gran desafío el que tomamos", declaró el subsecretario de Estado de Italia, Di Santo, que estuvo en Guadalajara para recibir la estafeta.

"Italia se había olvidado de América Latina. Hoy estamos maduros como para volvernos a acercar a ella. Esta Feria será muy importante para lograr un intercambio cultural, que contribuya a la paz y al conocimiento recíproco", agregó el funcionario, quien sólo mencionó a Italo Calvino como uno de los escritores cuya obra será analizada.

Hasta el sábado, la FIL había recibido a 559.000 personas, superando las 525.000 de la edición de 2006. También se superaron las cifras de las editoriales participantes, que este año fueron 1.674.

La FIL 2007 costó 47 millones de pesos (unos 4,3 millones de dólares) y tuvo ingresos por 50 millones de pesos (4,5 millones de dólares), por lo que "es autofinanciabble", informó su presidente, Raúl Padilla López. La feria es organizada por la Universidad de Guadalajara y tiene 40 patrocinadores.

En esta edición número 21 de la feria, que es considerada la más importante en el mundo hispano, participaron 40 países y 125 agentes literarios.

A Guadalajara, unos 580 kilómetros al noroeste de Ciudad de México, llegaron más de 17.000 profesionales del libro y en la muestra se realizaron 328 presentaciones de obras.

"Nos vamos muy satisfechos", declaró Catalina Ruiz, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, país que participó con una comitiva de 380 personas, entre escritores, académicos y artistas.

El Pabellón de las Artesanías y el stand colombiano, con 4.100 libros, fueron muy vistados.

La FIL realizará hoy un acto de solidaridad con la periodista mexicana Lydia Cacho, que esta semana perdió un recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La Corte exoneró al gobernador de Puebla, Mario Marín, de acusaciones de violaciones graves a los derechos humanos en contra de la periodista.

El dinero que se recaude hoy por las entradas, entre las 13:00 y las 14:00, será destinado a publicar avisos en la prensa mexicana, para solidarizarse con esta periodista, autora de un libro sobre una red de pederastia en el balneario de Cancún, titulado "Los demonios del Edén".