Notimex
México.- La animación es una veta que no ha explotado suficientemente la industria cinematográfica mexicana, y donde está uno de los grandes recursos para que el país retome la gloria que tuvo, hace algunos años, en el concierto fílmico mundial.
Tras exponer su punto de vista, el mítico primer actor Germán Robles aseguró que de considerarse lo anterior, el cinéfilo mexicano dejará de depender de las producciones estadunidenses "y sobre todo de las japonesas, a las que no aguanto", subrayó enérgico.

"Me parece una animación detestable y deleznable, vacía, fría, sin humanidad, en cambio `La Leyenda de la Nahuala' tiene una gran ternura y un encanto que pasa a través de la expresión de los personajes dibujados. Y eso, es algo sumamente grandioso en el cine".

Sobre su personaje "Fray Godofredo" dijo que le parece hermoso; la actuación de Rafael Inclán como un alebrije, sensacional; "El Loco" Valdés, quien hace una calaca, dijo, está magnífico; Ofelia Medina en el rol de "La Nahuala", espléndida; y Martha Higareda, ni hablar.

El actor, pilar e institución del Séptimo Arte en este país, y quien encarnó al vampiro más famoso del cine mexicano durante más de tres décadas, explicó luego la forma en que trabajó con los animadores y diseñadores de "La Leyenda...".

"Entregué a Ricardo Arnaiz, director del filme, varios bocetos míos sobre el personaje que habría de interpretar con la voz. Con esos dibujos, la voz que le presenté y luego de quitar y poner, meter y sacar, quedó `Fray Godofredo' tal y como lo vemos en la pantalla".

Lo interesante del proceso, "es que el personaje surgió a raíz del doblaje. Es decir, la entonación que yo doy a cada palabra es la que se refleja en la cara del personaje al momento de dibujarlo, y eso, es una gran ayuda para los dibujantes y animadores", explicó.

Aunque se reconoció como no poseedor de la verdad absoluta en materia de cine, Germán Robles destacó que esa forma de hacer las animaciones cinematográficas en México pueden llevar al país a la cumbre de la excelencia, incluso encima de Estados Unidos y Japón.

"Si yo supiera cuál es la fórmula para llegar al éxito en determinado campo o actividad, ya me habría convertido en súper millonario. La verdad es que ignoro si esa es la mejor forma, pero lo que sí es cierto, es que así sí funciona, al menos en este país".

Agregó: "Creo que la única forma de hacer, dar y ganar una batalla en pro de la animación en México, es lanzarse con todo para poder tener las armas y poder enfrentarse al mundo. Una película es nada, hay que hacer una y otra, hasta invadir el gusto del público".

No se trata, aclaró, de invadir el mercado nacional, y del mundo, con películas animadas hechas en México. "Debemos hacer este género de manera sistemática, ininterrumpida, porque, además de lo anterior, aquí, utilizamos modismos, humor, y hasta interactividad".

En México vale la pena producir cine de animación, "porque quien no se decide a mojarse no va a pasar el charco nunca. Y en la industria cinematográfica nacional, hay que pasarlo, hay que mojarse, meterle toda la carne al asador para hacer un buen guiso de conejo".

Actor al doble

Recordóque hace tres meses trabajó en el doblaje de la historia de "Ratatouille", un roedor que vive en un restaurante de París junto a un chef peculiar. Es la más reciente obra de Disney-Pixar y tiene suficiente tecnología, humorismo, queso y diversión para todo mundo.

Aunque no se comparan ambas producciones, sobre todo en materia de presupuestos, Robles se queda con la hecha en México, y no se limitó en observaciones sobre la calidad en los dibujos, la grandeza de los escenarios y, sobre todo, la calidad del doblaje que tiene.

"La película es sensacional, me parece que es un acierto. Los productores, el director, los animadores y los diseñadores, pusieron el dedo en el renglón y de ahí no lo quitaron hasta lograr una película animada, ciento por ciento mexicana, de excelente calidad".

Para él, "llegó la hora de dejar de estar supeditado a los japoneses, quienes hacen películas francamente estáticas, donde nada más se mueven los labios. Aunque `La Leyenda de la Nahuala' tiene cosas que se podrían mejorar, la historia es absolutamente adorable".