"Si la Iglesia olvida su objetivo, su naturaleza, si olvida anunciar la salvación y dar esperanza al hombre, es inevitable que se convierta en uno de tantos grupos presentes en la sociedad", un "grupo social" más, subrayó Fisichella.
Ciudad del Vaticano.- El presidente del recién creado Consejo Pontificio para evangelizar en Occidente los países de tradición católica, Salvatore Fisichella, advirtió de que si la Iglesia olvida su "naturaleza", podría convertirse en uno de tantos grupos presentes en la sociedad.

"Si la Iglesia olvida su objetivo, su naturaleza, si olvida anunciar la salvación y dar esperanza al hombre, es inevitable que se convierta en uno de tantos grupos presentes en la sociedad", un "grupo social" más, subrayó Fisichella en una entrevista publicada hoy por "Corriere della Sera".

Fischella, cuya misión será promover una renovada evangelización en los países donde arraigó el Evangelio, pero que registran una progresiva secularización, hizo hincapié en que la Iglesia siempre se ha distinguido porque "celebraba la Eucaristía, anunciaba la palabra de Dios y testimoniaba la caridad".

Admitió que la Iglesia está atravesando "un momento difícil", aunque afirmó que la crisis hace que nazcan nuevas ideas y proyectos, que consistirán en "volver a lo esencial: poner en el centro el anuncio de Jesús".

"La desaparición difusa del sentido de Dios nos ha llevado incluso a nosotros, hombres de la Iglesia, a perdernos en un laberinto que en algunos ha hecho que se pierda de vista el objetivo principal. Tenemos que recuperar la misión de la Iglesia que es la Evangelización", agregó.

Fisichella se refirió además al funcionamiento del nuevo Consejo Pontificio para evangelizar en Occidente y explicó que se comprometerá en colaborar con los dicasterios que ya trabajan en este ámbito en la Santa Sede.

Por otro lado, se trabajará con las conferencias episcopales y las Iglesias en Europa, América y Australia, "en resumen todo aquello que de hecho es Occidente, las iglesias de antigua fundación, al menos en el sentido de tradición".

Asimismo, explicó que la "nueva evangelización" está dirigida a los países "ya creyentes, en los que hay bautizados pero en los que se abre camino la indiferencia y el alejamiento de la Iglesia y de la práctica religiosa, el relativismo ético...".

El nombramiento de Fisichella como presidente del Consejo Pontificio para evangelizar en Occidente tuvo lugar ayer, tan sólo dos días después de que el Papa anunciara su fundación.

Monseñor Salvatore Fisichella era hasta entonces arzobispo de Voghenza (Italia), rector de la Universidad Lateranense y presidente de la Academia de la Vida.