Foto: Vanguardia/Archivo
Notimex
"Me siento emocionada y alegre. Desde hace aproximadamente dos meses ensayo el programa con mi maestro, Anatoly Zatin"
México, DF. Como cada uno de los últimos días, la joven pianista mexicana Daniela Liebman se levantó muy temprano esta mañana con la idea clara de ensayar los encores que podría obsequiar al público, durante su debut, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, el próximo sábado 1 de febrero.

"Me siento emocionada y alegre. Desde hace aproximadamente dos meses ensayo el programa con mi maestro, Anatoly Zatin", señaló la artista nacida en 2002 en Guadalajara durante una entrevista con Notimex. Se trata, informó, del "Concierto para piano No. 8", de Wolfgang Amadeus Mozart, y otras obras de los genios Johann Sebastian Bach y Ludwig van Beethoven.

La pianista, quien el 14 de junio entrante cumplirá 12 años de edad, calificó de "un acontecimiento increíble en mi carrera presentarme en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México", comparable sólo con su debut en el reputado Carnegie Hall de Nueva York y otras salas acreditadas de Alemania e Italia.

"Será la primera vez que visite el Palacio de Bellas Artes. En realidad, nunca he visto la sala en vivo, ni como público ni como pianista, por lo que será una sorpresa para mí". Esa situación la convierte en una de las artistas más jóvenes que han llegado a ese escenario para ofrecer un concierto de tal magnitud.

La pianista cosmopolita dijo conocer, sin embargo, la importancia que el Palacio de Bellas Artes, inaugurado en 1934 con la obra "La verdad sospechosa", de Juan Ruiz de Alarcón estelarizada por la actriz mexicana María Tereza Montoya, tiene en el contexto del arte y la cultura de México y el mundo.

Por eso, junto con su maestro armó un programa que incluye el mencionado concierto de Mozart. "Es una pieza alegre y muy viva, por lo que espero que al público que asista a la sala le guste y lo disfrute". Y si todo sale conforme a lo previsto, confió en "que las autoridades me vuelvan a invitar para tocar ahí".

Para la ocasión, hizo una confesión: "Para esa noche especial, mi debut en el Palacio de Bellas Artes, me pondré el vestido rojo que diseño mi mamá, especialmente para mí, en octubre pasado. Es muy bonito y es mi favorito; ella es una maravillosa diseñadora de modas".

Hasta este momento, la pianista no ha pensado a quién dedicará el concierto, aunque por su mente pasan varios nombres y personas, como sus padres, Ana Luisa Martínez y el violinista Robert Liebman, y su profesor Anatoli Zatin, músico y director de orquesta ruso, quien guiará el concierto del 1 de febrero próximo.

De su inminente presentación en la capital del país, que tendrá una duración aproximada de 80 minutos, lo que más le emociona es que interpretará obras que ya conoce bien, componentes de un concierto vivo, alegre, y eso le hace sentirse cómoda, comentó la pequeña prodigio que hoy en día radica en Colima.

"He estudiado muy duro en los últimos días, conforme avanza el tiempo más me preparo para poder ofrecer un concierto que agrade a todos quienes asistan ala Sala Principal del Palacio de Bellas Artes", concluyó la artista mexicana, una de las 100 personas más influyentes del mundo, según la revista "Time".